En su Gran Fondo, el emblemático corredor paralizó el Norte paisa y sintió el cariño de la gente. Descansará para preparar su próxima temporada.

32

años tiene Nairo Quintana, quien ostenta 51 triunfos como ciclista profesional.

Correr al lado de pedalistas que han engrandecido el nombre de Colombia a través de los años es un sueño para los que aman la bicicleta.

Este domingo, en Antioquia, aproximadamente 3.500 de ellos madrugaron para cumplir ese anhelo con motivo del Gran Fondo de Nairo Quintana, el ciclista hasta ahora con más conquistas del país como profesional.

A las 6:05 de la mañana, con varios aficionados posados en las vallas de seguridad para ver pasar a sus ídolos, Quintana hizo el conteo regresivo, hasta en italiano, para dar inicio a una carrera que paralizó por varias horas el Norte del departamento y que generó esfuerzo, emociones y orgullo entre los participantes, que tras desafiar el intenso frío, la incómoda lluvia y después el fuerte calor, vivieron una jornada inolvidable.

Beneficio para todos

“En 62 años que llevo en Medellín –natural de Támesis– nunca había visto tanta gente por este sector y a esta hora haciendo ejercicio. Se me adelantó el diciembre. No son ni las 5:30 de la mañana y ya vendí prácticamente todo el tinto”, expresó Gustavo Bueno Suaza, vendedor informal que tiene su chaza al frente del Jardín Botánico, el sitio de salida y llegada del certamen ciclístico que organizó Nairo.

Fue tan alta la respuesta a la convocatoria del pedalista que ganó el Giro de Italia-2014 y la Vuelta a España-2016, que participaron corredores de diferentes regiones del país y otros que residen en el extranjero.

Por ejemplo, a Fernanda Barreto y su amiga Alexandra Orjuela no les importó viajar dos días por carretera desde Cúcuta para lograr hacer parte del desafío, en el que con bicicletas de montaña se le midieron al recorrido de 52 kilómetros, conocido como Retadores, y en el cual se fue hasta el sector de El Hatillo para hacer el retorno.

“Comencé a pedalear hace solo dos años, y tomar la partida en una carrera como esta me llena de mucha satisfacción. No dimensionaba estar en un evento tan masivo, y con tantas figuras”.

Por su parte, el paisa Cristian Novoa, que lleva siete años en el ciclismo, sostuvo que le gusta participar de los grandes fondos porque además de divertirse mientras pedalea, aporta, con el dinero de la inscripción, en causas sociales.

“Parte del dinero se aporta a diferentes programas benéficos y a la promoción del deporte. Todo eso me atrae, por eso he participado en otros eventos como el Giro de Rigo, la Ruta Medellín, L’Etape y la Ruta Medellín. Estar ahora con uno de los grandes ciclistas del mundo como Nairo es todavía más emocionante” dijo el deportista, que hizo el trayecto de 153 km, el Gran Fondo, que se dirigió hacia Santa Rosa de Osos.

La emoción durante el encuentro era contagiosa, como se evidenció en el rostro y las palabras de Jonathan Ospina, exciclista profesional que llegó a ganar etapa en Vuelta a Colombia.

“Es gratificante reencontrarme con amigos y recuerdos, todavía más compartir con las personas con las que entreno ahora en la parte recreativa y que les gusta esta clase de retos”, dijo Ospina.

Entre esos ciclistas que asesora estuvo el barranquillero Orlando Correa, quien reside en Estados Unidos.

“Cuando me di cuenta que Nairo organizaría su carrera en Antioquia, no lo pensé dos veces para regresar a la tierrita. Compré los tiquetes desde hace como dos meses, en sí cumplí un sueño. Regreso a Estados Unidos este lunes con las piernas doliendo pero con el corazón contento”, expresó Correa.

Lleno de satisfacción

Todos esos sentimientos de alegría llenaron de mayor regocijo a Nairo, que trajo como invitados especiales a pedalistas que han hecho vibrar al país en el exterior, del pasado y del presente, como Juan Mauricio Soler, Mauricio Ardila, Julián Arredondo, María Luisa Calle, así como Paula Patiño, Diana Peñuela, Sergio Andrés Higuita, Juan Sebastián Molano, Harold Tejada, Santiago Buitrago, Álvaro Hodeg, entre otros.

“Estoy muy emocionado al ver tanta gente participando sin importar las condiciones climáticas. Se ha vivido un invierno fuerte este año, pero no importa, la pasión nos lleva hacia adelante”, indicó Nairo, quien durante el recorrido, en el que rodó casi seis horas, tuvo la oportunidad de tomarse fotos con sus admiradores así como “darse candela” con otros referentes, con quienes se les vio, por la ruta lechera, rodar a una velocidad de 65 kilómetros por hora.

Si bien Quintana regaló alegrías en Antioquia, el dos veces subcampeón del Tour de Francia (2013-2015) también sintió el cariño de la gente, otro plus de motivación para el corredor, que espera en 2023 seguir brillando en el World Tour como acostumbró hacerl

Paréntesis ¿Bahrain, DESTINO DE quintana?

El mundo del pedal está a la expectativa para conocer el próximo equipo en el correrá Nairo Quintana la próxima temporada. El corredor, que terminó su contrato con el Arkéa francés luego de ser descalificado del último Tour de Francia al dar positivo por la sustancia tramadol, aseguró el pasado viernes que sí continuaría rodando entre la élite del pedal mundial y que estaría en una gran vuelta en 2023. Este domingo cogió fuerza el rumor de que el boyacense llegaría al Team Bahrain Victorious, como lo señaló en su cuenta de Twitter el periodista Charles Marsault, editor en jefe del medio francés VeloClub. “Si mi información es correcta, un contrato de un año le espera a Nairo Quintana en el Bahrain-Victorious”, afirmó. Si se llega a oficializar esta noticia, Nairo sería compañero de su compatriota Santiago Buitrago y se reencontraría con el español Mikel Landa, con quién compartió en Movistar.

Jheyner A. Durango Hurtado

Periodista del área de Deportes