Dani Alves fue enviado a prisión sin fianza, pero en otros casos se evaden responsabilidades con dinero e influencias.

A propósito del caso Dani Alves, ¿por qué quedan impunes muchos delitos sexuales de futbolistas?

La jueza encargada del caso del futbolista brasileño Dani Alves, acusado de agredir sexualmente a una mujer en los baños de una discoteca de Barcelona la noche del pasado 30 de diciembre, envío al jugador a prisión y sin derecho a fianza.

Aunque la medida se da de forma preventiva y aún no hay una condena formal, de esta manera se busca evitar que, gracias al dinero y la influencia de los acusados en estos casos, se repita la historia en la que muchos futbolistas han podido evadir su responsabilidad. La jueza española aceptó la petición de la Fiscalía y la acusación particular ejercida por la denunciante enviando a prisión al futbolista.

Además de los que le sucede a Dani Alves, hay que decir que las denuncias contra futbolistas por abuso sexual han tenido un ascenso impresionante en los últimos años. Cada vez es más común que ciertas estrellas sean señaladas por casos actuales, o de hace algunos años que apenas salen a la luz.

Figuras de la talla de Cristiano Ronaldo y Neymar se han visto salpicados por estos casos.

El astro portugués recibió una denuncia de esta índole en 2009. La joven norteamericana Kathryn Mayorga lo acusó de haberla violada en un hotel de Las Vegas. La investigación fue archivada y después se conoció que Cristiano, sin reconocer su culpa, aceptó que en el 2010 le dio a la joven 375 mil dólares firmando un convenio de confidencialidad sobre el tema.

En 2021 la firma comercial Nike rompió un contrato de patrocinio con Neymar, vínculo que inició cuando el brasileño tenía 13 años. La razón, según esa compañía, fue una denuncia similar en su contra.

“Nike puso fin a su relación con el deportista porque él rechazó cooperar en una investigación de buena fe sobre las alegaciones creíbles de mala conducta presentadas por una empleada”, señaló en un comunicado.

El futbolista, de 30 años de edad, ya había sido acusado en 2019 de violación por una modelo brasileña, que afirmó haber sido agredida sexualmente en un hotel de París. En ese entonces, el delantero del PSG aseguró que se trató de una relación consentida. Finalmente, las autoridades brasileñas, país donde se planteó el caso, lo archivaron.

El abogado Ricardo Mendoza indicó que se volvió normal que las figuras públicas abusen de sus recursos y sus influencias para intentar evadir a la justicia y sus responsabilidades en este tipo de denuncias.

“Eso no es de ahora, y por eso el dicho de que ‘la justicia es para los de ruana’ no solo sirve para ilustrar lo que sucede en Colombia, sino en otros países, donde tristemente encontramos índices de impunidad por encima del 70% en este tipo de casos”, reveló.

Otro de los más sonados casos es el del exfutbolista Robinho, quien fue declarado culpable por la justicia italiana y condenado a 9 años de prisión por haber participado en una violación grupal a una joven albanesa de 23 años en 2013. Sin embargo, el exfutbolista se encuentra actualmente en Brasil pese al pedido de extradición que hizo el gobierno italiano el año pasado para que fuera enviado a ese país a cumplir con su sentencia. El país suramericano no permite la extradición de sus ciudadanos y por eso el exjugador sigue campante.

Ese antecedente de Robinho pesa en el actual caso de Dani Alves, por eso la jueza ordenó la prisión provisional ya que presenta un riesgo de fuga y de sustraerse de la acción judicial, teniendo en cuenta su capacidad económica, que reside en el extranjero y que tiene doble nacionalidad, brasileña y española.

Habrá que esperar cuál será el desenlace de este caso, más allá de la presunción de inocencia y el debido proceso que tiene cualquier detenido. Lo claro, es que cuando de agresiones sexuales de futbolistas se trata, su poder e influencia siempre están presentes.

Infográfico

John Eric Gómez

Comunicador Social-Periodista bilingüe, amante de los deportes. He trabajado en Radio Bolivariana, RCN y Telemundo. Actualmente hago parte de El Colombiano.