La Gobernación pidió a la Procuraduría y Fiscalía informar sobre los procesos en contra del mandatario por incumplir normas.

Ni las advertencias de la Gobernación de Antioquia ni los reclamos de la ciudadanía ni la solicitud del presidente Gustavo Petro. Nada valió. En Caucasia no solo hicieron otra vez corralejas sino que, tal como ocurrió el año pasado, el alcalde Jefferson Sarmiento entregó un balance con subregistro para lavar la cara del evento, que dista mucho de lo que pasó realmente durante los cinco días de festividades.

Sarmiento, en declaraciones publicadas en Blu Radio, había asegurado este lunes 2 de enero que estaba feliz con el balance del evento que, según dijo, había dejado 18 personas con lesiones menores, ningún toro muerto, un caballo herido al que atendieron oportunamente y un estricto control para evitar presencia de menores de edad en las corralejas. A esto lo calificó como un éxito. Y es que el año pasado, en contra de las advertencias del gobernador Aníbal Gaviria, el alcalde Sarmiento había defendido a capa y espada las corralejas en las que murieron brutalmente nueve toros y 23 caballos resultaron gravamente heridos, cifras que entregó la Gobernación tras señalar que el alcalde y sus funcionarios quisieron engañar a la administración departamental asegurando que no se habían presentado animales muertos ni personas heridas.

Esta vez pasó exactamente igual. El gobernador encargado, Juan Pablo López Cortés, señaló que según información reportada por el Comité de Corralejas del municipio, el evento dejó 39 personas heridas, dos caballos gravemente lesionados, 40 menores de edad retirados del lugar y todos los toros usados heridos. Pero la Gobernación ni siquiera confía en que estas cifras sean reales. La gerente de Bienestar Animal de la Gobernación de Antioquia, Lina de los Ríos, reconoció que presumen un subregistro, pues es altamente probable que más caballos hayan salido heridos y hayan muerto con posterioridad. Esto mismo han denunciado ciudadanos y colectivos animalistas en el Bajo Cauca. A esto se le suma que el 27 de diciembre, antes de que empezaran las corralejas, la Gobernación había advertido que las tribunas no cumplían con las condiciones de seguridad y ofrecían serios riesgos para los cientos de espectadores.

López recordó que, antes de las fiestas navideñas, la Gobernación de Antioquia había enviado comunicaciones escritas a los municipios en los que se desarrollan las corralejas para recordarles la normatividad vigente, tanto en la Ordenanza 18 de 2020 como en la Sentencia C889 de 2012, que busca desincentivar los espectáculos en los que se cause maltrato o muerte a los animales. “Las corralejas siempre tienen un saldo de afectaciones en ambas formas de vida, desde la Gobernación de Antioquia, en cabeza del gobernador Aníbal Gaviria se invita a que no se realicen estos espectáculos, los cuales no pueden ser una expresión cultural, por el contrario, lo que se debe hacer es celebrar la vida”, señaló dicho comunicado.

No obstante, López señaló que fue evidente que en Caucasia se hizo caso omiso tanto a ese llamado como a lo estipulado en la Ordenanza 18, que prohibe el uso de elementos que laceren, corten, mutilen, hieran o den muerte a los animales y obliga al uso de elementos de protección en este tipo de espectáculos, tal como quedó en evidencia en medios de comunicación, redes sociales y testimonios de los mismos asistentes y de los colectivos animalistas.

Precisamente, apelando a la Ordenanza 18 y en busca de acuerdos para proteger la vida, la Gobernación confirmó acuerdos con Arboletes y Nechí para cancelar las corralejas que estaban programadas para el próximo Puente de Reyes.

Pero en el caso de Caucasia, a la Gobernación se le acabó la paciencia, por lo que el gobernador encargado señaló que indagarán en los entes de control para conocer el avance de las investigaciones abiertas el año anterior por las irregularidades cometidas contra la Ordenanza y el intento de engaño con los subregistros en las cifras. Sarmiento tiene varias quejas disciplinarias en su contra ante la Procuraduría por estos hechos. La Gobernación manifestó que también espera respuesta de la Fiscalía General de la Nación. EL COLOMBIANO buscó a Sarmiento para consultar su posición sobre las mencionadas irregularidades pero, tal como ocurrió el año pasado, no atendió.

Ahora el foco se centrará en Necoclí, que contrario a Arboletes y Nechí se negó a cancelar las corralejas, aunque la Alcaldía de dicho municipio se comprometió a seguir la normativa. Para el efecto, la Gobernación hará parte del Comité de Corraleja para ejercer un papel de veeduría y que no pase lo que ocurrió en Caucasia.

Paréntesis El nombre de Julián Bedoya se hizo presente en las corralejas

Además de la polémica por las irregularidades cometidas contra las normativas que prohíben el maltrato animal, las corralejas en Caucasia también se prestaron para pullas políticas. En medio de las endebles tribunas apareció un letrero gigantesco con el nombre del liberal Julián Bedoya, investigado por la Corte Suprema por los delitos de falsedad en documento privado, falsedad en documento público y fraude procesal. El concejal Daniel Duque cuestionó si Bedoya, quien se perfila como candidato a la Gobernación de Antioquia y es aliado político del alcalde Daniel Quintero, patrocina o avala la barbarie contra los animales.

El Colombiano