El pontificado de Benedicto XVI duró 8 años, mientras que estuvo en la posición de papa emérito casi una década.

El papa emérito Benedicto XVI será enterrado en la tumba que ocupó Juan Pablo II en la cripta dedicada a los pontífices bajo la basílica de San Pedro, confirmó hoy el portavoz vaticano, Matteo Bruni.

Bruni explicó que Benedicto XVI había dejado dicho, como relató su biógrafo Peter Seewald, su deseo de ser enterrado en ese lugar de las grutas vaticanas ocupado por los restos de Juan Pablo II hasta mayo de 2011, cuando el ataúd fue de nuevo expuesto en la basílica de San Pedro tras ser beatificado por el papa alemán.

La que será la tumba del pontífice emérito perteneció asimismo al también santo papa Juan XXIII y se encuentra a pocos metros de la de San Pedro y ante las sepulturas de dos reinas, Cristina de Suecia y Carlota de Chipre.

Benedicto XVI también tendrá, como ocurrió con Juan Pablo II, una sencilla lápida de mármol blanco con la inscripción de los años de su pontificado en latín.

El entierro ocurrirá justo después del funeral que celebrará el papa Francisco este jueves a las 9.30 horas (3:00 p.m., hora de Colombia) en la plaza de San Pedro después de los tres días de capilla ardiente dentro de la basílica para el último adiós de los fieles que se abrió este lunes.

El portavoz del vaticano confirmó que las únicas delegaciones presentes oficialmente serán las de Italia y Alemania, aunque aún no se sabe por quiénes estarán compuestas.

El resto de participantes, explicó Bruni, lo harán de manera voluntaria, ya que no hay invitaciones por parte del Vaticano dado que Benedicto XVI dejó de ser Jefe de la Iglesia católica y del Estado Vaticano tras su renuncia en febrero de 2013.

También quedan por definir algunos detalles de la liturgia del funeral, ya que no se tratará de las exequias de un papa reinante, al ser Benedicto XVI el primer pontífice en renunciar desde tiempos de Gregorio XII, hace seis siglos.

Por ejemplo, no se ha dado a conocer si, como manda la tradición, el cuerpo del papa será acogido por tres féretros: uno de ciprés forrado de terciopelo carmesí y encajado en otro de plomo de cuatro milímetros de espesor, a su vez encajado en otro de madera de olmo.

Bruni tampoco aclaró si se proclamarán las llamadas “novendiales”, es decir, el periodo de luto de nueve días en la Iglesia. La basílica permanecerá abierta durante diez horas el lunes, pero este plazo aumentará el martes y el miércoles, pues los fieles podrán pasar ante el cuerpo del papa difunto desde las 7:00 a.m., hasta las 7:00 p.m., de la capital italiana.