Según expertos, la clave está en rentabilizar los vuelos con servicios complementarios, pero advierten que hay riesgos en el largo plazo.

La competencia entre las aerolíneas de bajo costo es cada vez más agresiva en Colombia y las tarifas que se ofrecen son un indicador de esa frenética carrera.

Este miércoles, Ultra Air fue tendencia porque lanzó tiquetes desde $10.000 para destinos nacionales. De esa manera, saldría más caro un pasaje de bus entre Medellín y El Peñol ($14.000) que montarse en un avión y volar hasta otra ciudad.

La noticia se difundió con tanta velocidad, que la plataforma electrónica de la compañía colapsó ante el río de usuarios que ingresó al portal con el propósito de aprovechar la ganga.

La estrategia

Ante semejante promoción, quizás sea válido preguntarse ¿cómo puede una compañía ofrecer tiquetes a $10.000?.

Según un experto consultado por este diario, la clave consiste en que no todas las sillas se venden a ese mismo valor, solo una parte del avión se llena con promociones y los demás asientos conservan tarifas diferenciales dependiendo de su confortabilidad.

De otro lado, indicó que las aerolíneas de bajo costo ofrecen servicios complementarios como la venta de comida y espacio adicional para llevar equipaje: “Lo importantes es atraer gente para que les consuman esas otras cosas y así es como se hacen la plata”.

De todas maneras, tal como lo precisó, las tarifas aéreas están cargadas con varios impuestos y, por esa razón, una vez se incluyen todos esos gravámenes, el valor sube de $10.000 a unos $30.000.

Romain Maciejewski, director comercial de la plataforna Viajala, resaltó que las aerolíneas low cost dinamizan la demanda de vuelos y terminan fortaleciendo el sector turístico.

Sin embargo, hizo hincapié en que esa “guerra de precios” debe observarse desde dos perspectivas: “Por el lado del consumidor es estupendo porque ahora puede ir a la playa por solo $50.000. Pero, para las aerolíneas, esto representa un reto de rentabilidad”.

“Puedo asegurar que vendiendo un tiquete a $10.000 la compañía no está ganando dinero. Por eso, el reto será la sostenibilidad en el tiempo de este modelo”, subrayó.

En este sentido, el director comercial de Viajala hizo notar que, en otros países, algunas aerolíneas de bajo costo han salido del mercado porque su operación se hace inviable debido a las tarifas extremadamente bajas.

“No queremos tener quiebras de compañías y viajeros que quedan atrapados en sus sitios de vacaciones. Lo hemos visto en otros países, no en Colombia, y son situaciones muy incómodas porque mandan una señal negativa y eso termina dañando el mercado”, puntualizó .

Paréntesis cuando se vendieron tiquetes a $1

No es la primera vez que una low cost sacude el mercado con vuelos a precios muy bajos. En 2017, Viva Colombia anunció sillas a un $1, aunque con los impuestos incluidos, el valor real se aproximaba a los $43.000. Entre esta promoción y la lanzada por Ultra Air hay un factor común: William Shaw, fundador de ambas compañías. ¿Por qué el precio final del tiquete a un $1 es mayor al del tiquete de $10.000 ($30.000)?, según los expertos consultados, se debe tener en cuenta que en la actualidad los pasajes aéreos en Colombia tienen un descuento en el IVA de 14%, un incentivo aprobado en 2020 que finaliza este año.

Juan Camilo Quiceno Ramírez

Soy afortunado por que me gano la vida haciendo lo que amo. Fanático de la salsa brava y los timbales. Amo a mi familia.