Inició con la distribución de telas, hoy agrupa más de 70 marcas y facturó $9 billones en 2021.

Colombiana de Comercio, más conocida como Grupo Corbeta, es un conglomerado dueño de las tiendas Alkosto, Alkomprar y Ktronix, que distribuye más de 70 marcas en sectores de la economía como electrodomésticos, tecnología, automotriz, productos para el hogar y agroinsumos. Lleva 84 años en el mercado y, desde entonces, ha logrado adaptarse a cada periodo histórico y generar riqueza en todo el país.

Nada de esto hubiera sido posible sin el hombre que abrió el camino: don Santiago Mejía Olarte, un emprendedor nato que desde muy joven aprendió como hacer negocios sin pasar por ninguna academia. Además, se le considera uno de los empresarios protagonistas de la modernización experimentada por Antioquia en la segunda mitad del siglo XX y es considerado como el maestro de una generación de empresarios paisas que vinieron después (ver Historia).

Adolfo León Gómez (Q.E.P.D.), exdirector de Proantioquia, relató en 2010 que don Santiago se inició en el comercio al lado de un reconocido comerciante llamado Roque Jaramillo. Y antes de crear su propia organización, laboró para Fabricato, logrando expandir operaciones de la compañía en ciudades como Pasto e Ipiales. “Fue un pionero, él se fue al sur del país a establecer sus negocios cuando nadie hablaba del comercio de frontera”, resaltó Gómez.

Ya con varias millas de recorrido, fundó a Corbeta en 1938, una compañía que, en sus inicios, se dedicó a la distribución de telas, una actividad que por su experiencia en Fabricato tenía sentido para él. Entonces, fue favorecido por la bonanza textilera de la que gozó Colombia en aquellos años. Sin embargo, don Santiago no se conformó con una sola actividad y comenzó a diversificar el portafolio. En 1958 inició con la distribución de productos de consumo y quienes conocen su historia admiran la capacidad que tuvo para anticiparse y tomar riesgos.

Gonzalo Restrepo López, otrora gerente de Almacenes Éxito, llegó a comentar que don Santiago “era un hombre que tomaba riesgos y los asumía, cuando perdía también asumía la pérdida, pero era tan conocedor de los negocios, que acertaba en la mayoría de los casos, eso lo hacía esa persona tan especial que era”.

Actualmente, su legado sigue vivo en Manuel Santiago Mejía, su hijo, un economista que ha sabido llevar las riendas de este conglomerado con más de 1.000 representantes que atienden a cerca de 30.000 clientes de autoservicios, tiendas, minimercados y almacenes bajo la figura de distribuidor mayorista. De acuerdo con la Superintendencia de Sociedades, el año pasado, Corbeta alcanzó ingresos por $9 billones, una facturación que habla de su potencia en el mercado y que le valió para ocupar la casilla número 15 entre las 1.000 empresas más grandes del país.

Esta es una compañía que sigue vigente y que inició con un hombre que, según relatan quienes lo conocieron, sabía que Antioquia tenía limitaciones topográficas, pero siempre confió en la pujanza que tenían los antioqueños. Riqueza, empleo y desarrollo resumen la herencia de don Santiago en Grupo Corbeta.

enroque del Gea, ingenio salido de corbeta

“Era un hombre que tomaba riesgos y los asumía (…) pero era tan conocedor de los negocios que acertaba en la mayoría de los casos”.