Ambos candidatos presidenciales se acusaron de tener nexos con grupos ilegales.

Federico Gutiérrez y Gustavo Petro protagonizaron un rifirrafe este sábado por la presunta infiltración que habría sufrido la campaña del exalcalde de Medellín y de la que este acusa al equipo de Petro.

Para darle contexto a esta rencilla entre ambos candidatos presidenciales, hay que mencionar que Miguel Ángel del Río, abogado adscrito al Pacto Histórico, había desatado toda una polémica en el país porque supuestamente había confesado labores de espionaje a la campaña de Gutiérrez.

Sin embargo, en declaraciones entregadas a la prensa, aseveró que no hubo tales hechos y afirmó que algunos integrantes del equipo de Gutiérrez se habían comunicado con él y le habían informado de una presunta compra de votos.

A pesar de ello, Luis Felipe Henao, jefe de debate del candidato paisa insistió en que sí hubo infiltración afirmando que tener información de que “han tratado de poner micrófonos y cámaras en la campaña. Claro que tenemos información que las disidencias de las Farc y la guerrilla del Eln están ordenando votar por Gustavo Petro. Nosotros sí tenemos pruebas sin infiltrar, nosotros no recurrimos a La Picota. Lo que estaban intentando montar es otra cortina de humo porque están desesperados”.

En medio del tono acalorado entre ambos candidatos, Gutiérrez escribió en Twitter que su camapaña denunciaría una nueva infiltración “tipo Caballo de Troya” y sentenció: “Esta actitud criminal de parte de ellos no me sorprende. Eso es lo que saben hacer.

Ante ese trino no demoró la respuesta de Petro, quien replicó: “A ti, Gutierrez, solo te ha infiltrado la oficina de la mafia, su jefe llegó a ser no solo tu secretario de seguridad, sino tu vecino de apartamento”.

A lo que nuevamente respondió Fico: “Defendiste a Santrich, Iván Márquez y ahora a Otoniel.Te acompañan gente que fue de Farc, Eln, M-19 y tu equipo se sienta con parapolíticos, corruptos y vinculados a narcotráfico. Que cinismo!”.

Ambos candidatos siguen subiendo el tono de la discusión mientras cada uno asíra a ser el ocupante de la Casa de Nariño, una carrera que, en los últimos meses, ha estado caracterizada por señalamientos de un lado y de otro e incluso ha logrado que otras personalidades públicas tomen partido en la contienda.

El Colombiano