Nuevas startups, empresas colombianas que digitalizan y automatizan sus procesos

y multinacionales que llegan al país compiten por los tecnólogos y profesionales.

Una de las preocupaciones más grandes del gremio del software en Colombia, tan en auge por estos días, es la brecha de talento humano que hay en el país: son muchos más los profesionales, técnicos y tecnólogos que está demandando la industria tecnológica que los que hay en el mercado.

En palabras de Ximena Duque, presidenta ejecutiva de Fedesoft, este es el único sector que tiene el desempleo en cero, mientras las empresas siguen buscando talento humano que ocupe sus vacantes.

Por eso, el gremio ha planeado una estrategia que busca minimizar, en lo posible, la brecha de talento humano, teniendo en consideración que no es un asunto solo de Colombia, sino que la rápida expansión de las empresas tecnológicas en el mundo va mucho más rápido que la formación de profesionales.

“Hemos creado una iniciativa dentro de la Federación que se llama Inspira Talento TI. Allí trabajamos todo lo que tiene que ver con oferta y demanda, pero la competitividad va muy atada al desarrollo del talento, sin talento no hay competitividad, y nuestra industria tiene hoy una brecha de entre 70.000 y 165.000 profesionales”, cuenta Duque.

Para cerrar un poco esa brecha, desde Fedesoft conectan a la industria con las universidades que dictan carreras tecnológicas, para discutir y plantear estrategias prácticas y viables para el incremento del ingreso, la permanencia y la graduación de los jóvenes.

Según su lógica, Colombia ha sido un país que se ha caracterizado por un nivel de educación bueno y eso ha ayudado a que los pocos graduados sean muy buenos, y eso hace que muchas empresas empiecen a mirar a Colombia como una país de tecnología, a lo que se le suma que hay un ecosistema en Medellín, en Bogotá y en Cali.

Y es que cada vez es más apremiante llenar las vacantes para que las empresas sigan llegando al país y no se convierta en una barrera que las haga mirar hacia otros mercados.

Otro de los proyectos que se adelantan son los territorios STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés) junto a los ministerios de las TIC y de Educación. “Necesitamos conectar todo este flujo desde edad temprana para empezar a crecer el talento, porque ahora mismo lo que necesitan nuestras empresas para crecer y competir local e internacionalmente es tener las personas preparadas con las capacidades que se requieren”.

Y en eso también tienen un papel clave los mismos empresarios, que se han dado cuenta de la necesidad que tienen de formar a su propio talento humano y de diseñar estrategias para retenerlo, en un ecosistema de mucha competencia.

Otra de las dificultades que tiene el sector para ocupar sus vacantes es el bilingüismo, en lo que el país sigue en deuda. Incluso, la semana pasada EL COLOMBIANO reseñó cómo quienes no acceden a la segunda lengua pierden la posibilidad de ganar 30% más salario.

“El crecimiento tecnológico está muy atado a cierta literatura que aún no está en español, entonces es casi que obligatorio para estar actualizado en este sector saber inglés, todas las certificaciones y acreditaciones se hacen en ese idioma. Esa es otra brecha que tenemos que cerrar con urgencia, pero que sabemos que solo se lograría a largo plazo”, expresa Duque.

Las ventajas de Colombia

“Uno pensaría que Colombia está atrasado en temas de implementación tecnológica, la verdad es que también a nivel de gobierno se ha propiciado un ecosistema que va desde la innovación, la ciencia, la tecnología y eso ha permitido que exista mercado, y cuando hay mercado, empiezan a aparecer también las compañías y los programas que las impulsan”, expresa la dirigente gremial.

Algo parecido ocurrió en Argentina, aunque con unas condiciones internas diferentes, según cuenta Duque, en ese país existen “monstruos digitales” muy apalancados por mercados externos, pasos que siguen en Chile y México. Colombia los sigue muy de cerca.

“Nosotros somos un país de empresas con unas necesidades de implementación, pero también con un gobierno que ha plasmado una política pública que se ha digitalizado. Y estos programas que se han fomentado desde el orden nacional han irrigado a todo el país”, detalla Duque.

Y lo que ha logrado el sector, además, con todo el boom de los emprendimientos de base tecnológica, más conocidos como startups, es que se empiecen a cerrar las brechas sociales, porque ya se comprobó que lo único que se necesita para generar riqueza es una buena cabeza y un computador.

Y aquí la apuesta del Gobierno es muy importante, de acuerdo con la dirigente gremial, que el presidente Iván Duque llame al país como el Silicon Valley de Latinoamérica pone a Colombia en el mapa, aunque a todas luces no lo sea

PARA SABER MÁS El emprendimiento está en auge

En los últimos cuatro años, Colombia pasó de tener 8.800 a más de 10.000 empresas pertenecientes a la industria de las TI, incluyendo extranjeras, grandes, medianas, pequeñas y microempresas. Las ventas de la Industria TI han presentado una inclinación a aumentar y a representar un mayor porcentaje del PIB de Colombia. Pues, en 2010 las ventas como porcentaje del PIB fueron igual a 0,40%, en 2015 fueron 1,19% y en 2020 la cifra superó el 2.94%. Es decir, en cinco años esa cifra aumentó 7.3 veces su valor. Por su parte, Fedesoft tiene la meta de llegar a aportar hasta un 5% del PIB colombiano. De las 11.101 empresas que componen la industria de software en Colombia el 61,4% se encuentran en Bogotá; el 16,4% en Antioquia; 7,7% en el Valle del Cauca; 3.4% en el Caribe; y 7,7% en los santanderes y el Eje Cafetero.

Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.