Vivió momentos difíciles en el último clásico, pero el técnico Pedro Sarmiento le devolvió la confianza y responde con creces.

Tal vez el partido más importante que iba a disputar el volante de Nacional Nelson Palacios en su corta carrera se dio el pasado 4 de septiembre. Era el primer clásico de este semestre frente al Medellín y ambos equipos llegaban necesitados de resultados. Sin embargo, no pudo acomodarse en la cancha y producto de eso fue sustituido a los 31 minutos del primer tiempo por Yeison Guzmán.

Palacio se dirigió al banco de suplentes cabizbajo. Se sentó y con la mirada perdida dejaba ver un drama interno, porque no le habían salido las cosas como deseaba. Para acabar de ajustar ese día el verde perdió 4-3. Sin embargo, fiel a sus raíces y a los momentos difíciles que tuvo que superar para llegar a su presente, se quedó callado. Con trabajo quiso dejar atrás ese trago amargo para volver a tener la oportunidad y responder.

Recordó cuando llegó a la sub-14 del equipo como parte de un convenio con la escuela Corbanacol, de Urabá. Nació en Apartadó el 16 de junio de 2001, una tierra de la que brotan talentos que deben luchar contra la pobreza y otros factores en ruta al éxito.

El camino al primer equipo

Esa determinación para salir adelante fue la misma que lo llevó a destacarse también en las categoría sub-15 y sub-17, en las que logró los títulos de la Liga antioqueña.

De ahí pasó la sub-20, en la que siguió mostrando su capacidad bajo la orientación de Alejandro Restrepo. Precisamente, el ahora técnico del Deportivo Pereira lo define como un joven bien formado. “Tiene grandes valores inculcados desde su hogar, asumió desde muy niño la posibilidad de ser jugador profesional, con mucha altura y responsabilidad”.

En lo deportivo tiene las características de jugador moderno, aunque debe mejorar en la entrega del balón como parte del proceso normal de consolidación como futbolista profesional. “Es capaz de vincular el juego, hacer de interior entre líneas, organizar a su equipo desde la mitad de la cancha y desempeñarse como doble pivote. Hay que destacar su polifuncionalidad”.

Restrepo añadió que en la recuperación de la pelota ayuda por su potencia física. “Tiene anticipo, conoce el juego y la posición y también es intenso en la presión. Eso le ayuda a ser un jugador completo y además es competitivo en el juego aéreo”.

Palacio entiende que su posición brinda equilibrio al equipo. “Debemos tener tranquilidad, darle buen manejo al balón y siempre respaldar al compañero”, dijo el joven, que se refirió a sus referentes entre los que está Baldomero Perlaza, “jugador que sabe pisar bien el área”. También destacó a su compañero Sebastián Gómez por su dinámica.

Lo sucedido en el clásico quedó atrás, gracia a que Pedro Sarmiento vio en él a una ficha fundamental. El entrenador interino lo regresó al equipo titular en el duelo ante Jaguares en Valledupar y en ese partido, como el mismo entrenador lo reconoció, “se comió la cancha”. Apoyó en la función de marca a Sebastián Gómez, respaldó a la defensa y cuando pudo se sumó al ataque. Esas virtudes le valieron volver a ser titular frente al Cali y más que Jhon Duque no ha podido superar su lesión.

Aportó equilibrio, dinámica y fuerza. Con su perseverancia, cambió la frustración por la consolidación

John Eric Gómez

Comunicador Social-Periodista bilingüe, amante de los deportes. He trabajado en Radio Bolivariana, RCN y Telemundo. Actualmente hago parte de El Colombiano.