A través de una circular interna, la administración de la organización precisa aspectos de su rol en relación al Grupo Argos y Grupo Nutresa.

A través de una circular interna a la que tuvo acceso EL COLOMBIANO, el Grupo Sura le explicó a sus empleados que la información de la solicitud que hizo la Superintendencia de Sociedades a la Superintendencia Financiera de Colombia para que inicie una indagación con el fin de determinar si existe control individual o conjunto entre esta compañía, Grupo Nutresa y Grupo Argos, solo fue conocida por la administración de la organización a través de los medios de comunicación.

Así mismo, dejó en claro que a la fecha la Superintendencia Financiera no ha notificado al Grupo Sura de la existencia de esta indagación. “Por medios de comunicación nos enteramos de que la Superfinanciera habría respondido que las tres compañías no tienen inscrito en el Registro Mercantil alguna situación de control entre ellas o el reconocimiento de la existencia de grupo empresarial y pidió documentos a la Supersociedades que soporten su solicitud”, resalta la circular.

Sin embargo, la administración detalla en el comunicado que es oportuno compartir con sus empleados algunas consideraciones y reflexiones en torno al cruce accionario y su validez como un instrumento que ha permitido durante más de 40 años el crecimiento y la expansión de Grupo Sura y sus compañías asociadas del portafolio.

“Grupo Sura es un grupo empresarial independiente y no conforma grupo empresarial ni con Grupo Argos ni con Grupo Nutresa. Cada una de estas organizaciones tiene focos en negocios totalmente diferentes: financiero, alimentos e infraestructura. Así mismo, Grupo Sura tiene sus propios órganos de gobierno corporativo (Asamblea de Accionistas, Junta Directiva, Presidente, etc.), órganos en los que se toman decisiones autónomas sobre el funcionamiento y la estrategia de la Compañía. En conclusión, el poder de decisión de Grupo Srua no está sometido a la voluntad ni de Grupo Argos, ni de Grupo Nutresa, ni de ambas. Este sometimiento es el elemento determinante para que exista control”, indica la circular.

A renglón seguido, el Grupo Sura explica que comparte con Grupo Argos y Grupo Nutresa, vínculos patrimoniales al ser accionistas entre ellas, resultado del sistema de propiedad cruzada creado por varias empresas de origen antioqueño llevado a cabo a finales de la década del 70 del siglo pasado, como un mecanismo de defensa frente a tomas hostiles y que reviste total legalidad y está diseñado para maximizar valor a favor de todos los accionistas y asegurar una sostenibilidad de largo plazo para las empresas, en los casos en que terceros quieran acceder al control.

A este esquema le han denominado informalmente “Sindicato antioqueño” y más recientemente “Grupo Empresarial Antioqueño” o “GEA”.

“Este sistema de propiedad cruzada ha sido conocido por las autoridades colombianas y de otros países, es totalmente legal y ha permitido que las tres organizaciones crezcan con visión de largo plazo y sean compañías líderes en Colombia y América Latina en sus respectivas industrias”, subraya la circular interna.

Así mismo, Grupo Sura en la misiva a sus colaboradores informa que comparte una filosofía empresarial y una forma común de hacer negocios sostenibles con las compañías de su portafolio, cumpliendo altos estándares internacionales, comprometidos con el desarrollo de las sociedades y países donde tienen presencia y creando valor a sus accionistas, empleados, clientes y demás grupos de interés. Esto no significa en ningún momento que sean un solo grupo empresarial ni que haya control conjunto entre ellas.

Y recalca que esta estructura de propiedad cruzada también ha permitido a la compañía tener una sana diversificación para afrontar y recuperarse ante impactos de los ciclos económicos o “como lo vimos” frente a la pandemia y el confinamiento, que afectó los negocios financieros y de infraestructura, pero no a la industria de alimentos. “Esta estructura ha sido un instrumento que ha permitido crear valor a largo plazo, para todos los accionistas de Grupo Sura como compañía pública listada en la bolsa de valores”, dice la nota.

Pero lo que más llama la atención de la circular interna es cuando hace referencia a la imagen y credibilidad de la organización. “Les invitamos a cuestionar el daño reputacional que se causa a Grupo Sura con desinformaciones e interpretaciones que se han dado en distintos escenarios, redes sociales y algunos medios, que no obedecen a la realidad y que, al final del día, nos afectan a todos como empleados y a un activo tan importante para los negocios de Sura como lo es la confianza de las personas y las empresas que creen en nuestros productos, soluciones y servicios”.

Además, dejan en claro en la comunicación que una vez los notifiquen de la mencionada investigación, “si es que se hallan razones para que suceda, ejerceremos todos nuestros derechos legales con todo el rigor y contundencia, confiando en que las instituciones actúen a la luz de la ley”.

Y para finalizar el contenido de la circular interna, la administración del Grupo Sura reitera que tienen “la plena tranquilidad de que hemos actuado históricamente apegados a las normas, las instituciones y, en especial, a nuestros principios corporativos de responsabilidad, transparencia, respeto y equidad que nos orientan día a día en todas nuestras acciones y decisiones”.

Alfonso López Suárez

Periodista de economía de El Colombiano. Lector de Gabo, adicto a la música de los 80´s y amante del buen periodismo.