• Jonathan Amos
  • Corresponsal de Ciencia de la BBC

Diseño del telescopio Webb

Fuente de la imagen, NASA

Pie de foto,

Webb ahora está en la configuración diseñada para ver el cosmos.

Está hecho. El espejo astronómico más grande jamás enviado al espacio está ensamblado y listo para enfocar.

El reflector dorado, la pieza central del nuevo telescopio James Webb, se enderezó el sábado en su forma cóncava completa de 6,5 metros de ancho.

El espejo había sido doblado como una mesa abatible para el lanzamiento de la misión el día de Navidad.

James Webb ahora está listo para convertirse en una herramienta transformadora en el estudio de todas las partes del cosmos.

Fuente de la imagen, NASA

Pie de foto,
Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Los controladores del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial celebran el despliegue del espejo.

Los científicos tienen la intención de utilizar el observatorio de US$10.000 millones y su extraordinario espejo para capturar eventos que ocurrieron solo un par de cientos de millones de años después del Big Bang. Quieren ver las primeras estrellas que iluminan el Universo.

También entrenarán el gran «ojo» del telescopio en las atmósferas de planetas distantes para ver si esos mundos podrían ser habitables.

«Webb tiene el potencial de sorprender a la gente, incluso a las personas que están acostumbradas a las imágenes del telescopio espacial Hubble, y sé que es difícil de imaginar», dijo Lee Feinberg, quien dirigió el equipo de desarrollo del espejo Webb en la NASA, la agencia espacial de EE.UU.

«Webb es tan poderoso; casi en cualquier lugar que miremos vamos a abrir nuevos caminos de una manera tremenda«, le dijo a BBC News.

Fuente de la imagen, NASA

Pie de foto,

Webb fue enviado con los lados de su espejo principal doblados como una mesa de hojas abatibles.

El telescopio es un proyecto conjunto de las agencias espaciales estadounidense, europea y canadiense. Ha llevado 30 años diseñarlo y construirlo, y continuará las reveladociones del Hubble, que ahora se acerca al final de su vida operativa.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Webb lleva tecnologías de última generación. También es mucho más grande. Es tan grande que tuvo que ser compactado para que cupiera dentro de la ojiva del cohete que lo puso en órbita el 25 de diciembre.

El desenvolvimiento durante las últimas dos semanas tuvo a todos conteniendo la respiración. Pero la compleja serie de despliegues, que incluyó el de un parasol del tamaño de una cancha de tenis, transcurrió sin dramatismo.

Pasará a la historia de la exploración espacial como un logro asombroso.

Los controladores, que operan desde el Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial (STScI) en Baltimore, Maryland, completaron la secuencia de reordenamiento girando las dos «alas» del espejo principal 90 grados.

La telemetría transmitida desde Webb confirmó que el segundo de estos paneles laterales había sido trabado y bloqueado en su lugar a las 18:16 GMT.

«Tenemos un observatorio JWST (James Webb Space Telescope) completamente desplegado», anunció Carl Starr, gerente de operaciones de la misión en STScI.

«Las últimas dos semanas han sido totalmente asombrosas», agregó Bill Ochs, gerente del programa Webb de la NASA. «Miles de personas han trabajado en JWST para llevarnos a este punto. Les diré todos los días que me siento honrado de estar asociado con este equipo».

Y dirigiéndose a los controladores, Thomas Zurbuchen, el director de ciencia de la NASA, dijo: «Tenemos un telescopio desplegado en órbita, un telescopio magnífico que el mundo nunca ha visto. Entonces, ¿cómo se siente hacer historia para todos?«.

Las expectativas ahora están por las nubes

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Análisis de Rebecca Morelle, editora de ciencia de BBC

Es hora de que los astrónomos den un suspiro de alivio.

Por lo general, el lanzamiento es la parte más tensa de una misión, pero las últimas dos semanas han sido aún más estresantes. Desplegar un telescopio de proporciones tan colosales ha sido uno de los mayores desafíos intentados en el espacio.

Pero el equipo Webb lo hizo. Y, de hecho, fue tan bien que hicieron que la tarea parezca fácil. Las décadas de trabajo en el diseño del telescopio y su ingeniería innovadora claramente han valido la pena.

Sin embargo, la prueba real del poder del observatorio no llegará hasta este verano boreal, cuando se capturen las primeras imágenes y se transmitan a la Tierra. Y las expectativas son altísimas: las vistas no solo deberían ser espectaculares, sino que también podrían responder algunas de las preguntas más importantes, como ¿cómo comenzó nuestro Universo y existe vida más allá de la Tierra?

Webb tiene muchas promesas que cumplir.

Todavía queda mucho por hacer para que James Webb esté listo para obtener imágenes del Universo. La tarea inicial es simplemente dejar que se enfríe mucho.

El telescopio está diseñado para trabajar en el infrarrojo. Es en esta longitud de onda de luz más larga (más larga de lo que podemos ver con nuestros ojos) que se observará que brillan las estrellas pioneras. Pero a menos que Webb se reduzca a una temperatura superbaja, su propia energía térmica inundará la más débil de las señales.

«Estaríamos borrando lo que queremos ver; sería como tratar de mirar un fósforo encendido frente a un pajar en llamas. Estarías perdido», dijo Gillian Wright, una de las principales investigadoras de Webb.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Fuente de la imagen, NASA/ESA

Pie de foto,

Las imágenes de Hubble transformaron nuestra visión del cosmos. Las de Webb no deberían ser menos impresionantes.

El gran escudo producirá una sombra del Sol que eventualmente pondrá a Webb por debajo de -230°C.

Solo en esta condición gélida los cuatro instrumentos científicos a bordo tendrán la sensibilidad requerida.

Los ingenieros comenzarán a verificar su función y rendimiento en breve. También tendrán que alinear los 18 segmentos hexagonales en el espejo principal para que se comporten como una única superficie reflectante monolítica.

Cada uno de los segmentos tiene motores en la parte trasera que pueden moverlos hacia arriba y hacia abajo, inclinarlos hacia los lados, girarlos e incluso doblarlos ligeramente para darles exactamente la curvatura correcta.

Todo este trabajo preparatorio ocupará los próximos cinco meses, aproximadamente. La primera divulgación pública de imágenes de Webb no se espera hasta finales de junio como muy pronto. Pero debemos estar preparados para sorprendernos, dicen los funcionarios de la agencia espacial.

«Webb es una maravilla de la ingeniería, pero también tiene esta belleza», dijo entusiasmado Lee Feinberg.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

«Una de mis cosas favoritas era mirar las caras de las personas cuando se acercaban y lo miraban. Hay una sensación de asombro de que los humanos hayan creado esto. Es solo el tamaño, la escala y los revestimientos dorados. Realmente te eleva», le dijo a BBC News.

Fuente de la imagen, NASA

Pie de foto,

«Hay una sensación de asombro de que los humanos hayan creado esta cosa».

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.