El joven tenía 22 años y, al parecer, partió de un sitio de no autorizado.

Felipe Pérez Echeverri, era el nombre del parapentista de 22 años que murió este lunes 2 de enero tras caer en zona boscosa mientras practicaba esta actividad en el municipio de Bello.

Los organismos de socorro del municipio recibieron una llamada de vecinos del sector que señalaron haber atestiguado la caída de un parapentista en una zona de difícil acceso en la vereda Potrerito. La hipótesis que manejan las autoridades es que durante el proceso de aterrizaje una corriente de aire le hizo perder a Felipe el control de su parapente lo que lo hizo golpearse contra un árbol; este impacto, al parecer, pudo haberle causado la muerte.

Cuando los Bomberos Bello lograron llegar al lugar con cinco unidades de rescate encontraron al deportista extremo sin signos vitales, por lo que se encargaron de hacer la recuperación del cuerpo para entregarlo a policía judicial y hacer el respectivo procedimiento del caso.

Según aseguró Wber Zapata, secretario de gestión del riesgo del municipio de Bello, tras varias investigaciones determinaron que la víctima no había salido de un sitio autorizado para la práctica de parapente. Adicional a esto, algunas personas cercanas al joven le confirmaron a las autoridades que este no tenía mucha experiencia en esta práctica.

La Alcaldía de Bello y la Gerencia de Desarrollo Económico señalaron que han venido realizando una mesa de trabajo con varios representantes de las escuelas y operadores formalizados de parapentismo, con el propósito de que se cumplan las normas sectoriales y generar mayor seguridad para los turistas y aprendices de este deporte de aventura.

Hace dos años otro joven de 19 años había fallecido en similares circunstancias. Había salido desde un predio que se encuentra en extinción de dominio que no tenía autorización para esta actividad. Además, no contaba con ninguna licencia o permiso para volar solo un parapente.

No obstante, los riesgos no son exclusivamente para personas inexpertas. Hace exactamente 13 meses un experimentado parapentista de 63 años y quien llevaba 25 años en este deporte, perdió el control del parapente a causa de fuertes vientos y se precipitó en el sector de Serramonte, muriendo de manera fulminante.

El Colombiano