Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Tecnología

La curiosa historia tras los gatos en la pantalla negra de la muerte de Windows 8

A quién no le gustan los gatos. No hablo de tener uno en casa. O una docena. Me refiero a los gatos en sí. Verlos a una distancia segura. Los vídeos de gatitos triunfan en internet porque nos provocan ternura. De ahí el éxito de Hello Kitty o del emoticono uwu. Pues resulta que Windows 8 iba a…

La curiosa historia tras los gatos en la pantalla negra de la muerte de Windows 8

A quién no le gustan los gatos. No hablo de tener uno en casa. O una docena. Me refiero a los gatos en sí. Verlos a una distancia segura. Los vídeos de gatitos triunfan en internet porque nos provocan ternura. De ahí el éxito de Hello Kitty o del emoticono uwu. Pues resulta que Windows 8 iba a incluir gatos en su código. O al menos esa era la idea de uno de los muchos desarrolladores que trabajaron en el proyecto. Incluir gatos en la pantalla negra de error. Empleando para ello arte ASCII, olvidado por muchos pero muy vivo en ciertos ámbitos. Pero vayamos por partes.

Windows 8 es una de esas versiones de Windows catalogadas como desastrosas. Está en la misma lista de Windows ME y Windows Vista. Es una especie de maldición que Microsoft viene arrastrando. Lanza un Windows exitoso que recibe buenas críticas, como Windows 95, Windows XP, Windows 7 o Windows 10, y a continuación lanza una versión actualizada que recibe golpes y críticas por todas partes. Es lo que ocurrió con Windows 8. Tal fue la envergadura del desastre que Microsoft tuvo que lanzar una actualización gratuita, Windows 8.1, para resolver los problemas ocasionados con Windows 8. Pero esta es otra historia.

El caso es que en todo proceso de creación, se añaden y quitan funciones, elementos, módulos y características constantemente. Es inevitable. En ocasiones, desarrollos enteros se pausan, se reanudan, se vuelven a pausar y/o se reciclan integrándolos en otros proyectos. Es lo que ocurrió, por ejemplo, con Windows Cairo. Debía ser el sustituto de Windows 95, pero al final se canceló y se aprovecharon sus bondades para proyectos posteriores como Windows NT o Windows Vista.

Credit: Raysonho / Wikipedia

El por qué de Windows 8

Pero pongamos algo de contexto antes de volver con los gatos. Windows 8 iba a ser el sucesor de Windows 7. No era una empresa fácil, pues Windows 7 se había convertido en todo un éxito. Desde su lanzamiento a finales de 2009, Windows 7 tuvo un gran recibimiento. En parte, porque llegaba para hacernos olvidar Windows Vista. Y en parte, precisamente porque Microsoft había arreglado el desaguisado de Vista ofreciendo un sistema operativo serio y aceptable.

Así, Windows 8 tenía dos misiones complicadas. Una, suceder a Windows 7 sin caer en la lista de Windows malditos. Y, segundo, hacer la transición hacia la pantalla táctil y la arquitectura ARM para tabletas y ordenadores táctiles. Es más, Windows 8 inicia su desarrollo antes de que Windows 7 salga al mercado. Es un desarrollo ambicioso porque estamos hablando de transformar completamente cómo interaccionan los usuarios. En vez de ratón y teclado, o trackpad, podrán tocar la pantalla. Y, además, los dispositivos que se van a poner a la venta con Windows 8 usarán un procesador ARM, por lo que habrá que adaptar el sistema operativo a esta arquitectura. Pero con una complicación añadida, Windows 8 también debe seguir funcionando en ordenadores con procesador Intel/AMD y sin pantalla táctil. ¿Podrán contentar a ambos públicos? Spoiler: no.

La temida pantalla negra de error

Desarrollar un sistema operativo no es una empresa fácil. En líneas de código, Windows 8 cuenta con unos 50 millones de líneas en su código fuente. Para hacernos una idea, Windows 98, lanzado al mercado 14 años antes que Windows 8, contaba solamente con 18 millones de líneas. Además del código, hay que tener en cuenta que un sistema operativo tiene que hacer de todo. Conectar los componentes del ordenador entre sí, conectar los programas o aplicaciones con esos componentes, priorizar su funcionamiento, asignar recursos… Hay tanto que puede ir mal…

Y cuando algo va mal, aparece un mensaje de error en pantalla. Es lo más suave que podemos encontrarnos. Porque durante años, era habitual encontrarse con un pantallazo azul. La pantalla azul de Windows. Un problema con algún componente, alguna cosa había salido mal y Windows no podía seguir funcionando. Cuando salía la pantalla azul, solo podemos reiniciar el ordenador, cruzar los dedos y esperar a que no se vuelva a producir. Y junto a la pantalla azul, también existe la pantalla negra. Y es aquí cuando volvemos a hablar de gatos. Gatos en una valla.

La anécdota la cuenta Raymond Chen en su blog The Old New Thing, que forma parte de otros blogs y contenidos de Microsoft para desarrolladores. Precisamente, en el about de Raymond Chen se dice que “ha participado en la evolución de Windows durante más de 25 años”. Aunque Chen no nos dice quién fue el responsable, el desarrollador encargado de la pantalla negra de Windows 8 introdujo arte ASCII para dar un toque desenfadado a una pantalla que vemos cuando algo va mal.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

En esta ocasión, el problema tenía que ver con el cambio entre dos capas que veía el usuario en Windows 8 en su versión para tabletas. La capa principal era la llamada Start o Inicio. Era el punto de partida. Ahí se veían cuadros y rectángulos que representaban aplicaciones, juegos, widgets, etc. Al pulsar en uno de esos elementos, se abría dicha aplicación a pantalla completa. Se había pasado de la capa Inicio a la capa Apps.

Y si había un error en ese cambio, entre Inicio y Apps, entonces no quedaba otra que mostrar una pantalla negra de error. Pantalla habitual en las primeras fases de desarrollo de Windows 8. Así que es muy posible que la idea de embellecer la pantalla negra fuera solamente para uso interno. Un guiño o juego interno para quienes iban a pasar horas viendo esa pantalla negra.

Dos gatos en una valla

Para amenizar esa pantalla negra de Windows 8, el desarrollador encargado introdujo un arte ASCII protagonizado por dos gatos subidos a una valla. El arte ASCII consiste en dibujar mediante símbolos y texto. Fue muy popular en la era de las máquinas de escribir y, claro está, también en los primeros años de la informática, cuando no existían las tarjetas gráficas y/o estas eran muy simples.

Sigamos con el arte ASCII de Windows 8. Los dos gatos miraban la luna. Pero cada vez que se repetía la pantalla negra de error, el dibujo avanzaba. Como una animación. Con cada nueva pantalla de error, el dibujo original cambiaba. Por ejemplo, los gatos habían movido la cola, la luna había bajado más y más… En total, nueve imágenes o frames en los que la luna desaparecía y uno de los gatos decía Good Night, Moon!, “Buenas noches, luna”, en inglés.

Y si tenías la suerte, o mala suerte, de ver por décima vez la pantalla negra de error de Windows 8 que aparecía cuando algo fallaba en las capas Inicio y Apps que comenté antes, veías una animación que combinaba las nueve imágenes. Una manera de quitar hierro al asunto y desdramatizar una situación incómoda como es que algo falle en Windows. Pero tenía un problema.

La razón de ser de la pantalla negra de Windows 8 es que algo ha salido mal. Así que esa pantalla debe ser lo más simple posible. En otras palabras. Cuenta Raymong Chen que “el equipo de rendimiento nos pidió que los elimináramos” (a los gatos). El motivo fue que “el arte ASCII utiliza una fuente monoespaciada, y la pantalla de los gatos era la única parte de la secuencia de inicio que utilizaba una fuente monoespaciada».

«Dibujar la ventana de respaldo estaba forzando la rasterización de una fuente completamente nueva, lo que estaba costando tiempo y memoria”. Tiempo y memoria para algo que, si Windows 8 funcionaba bien, no veríamos nunca. Y mucho menos diez veces seguidas hasta completar la animación de los gatos en la valla.

Un homenaje al arte ASCII

Aunque Chen no identifica al autor de la pantalla negra animada de Windows 8 y que no vio la luz en su versión a la venta, Chen sí cita al autor original del arte ASCII en el que se inspira. Joan Stark. Como dije antes, este tipo de arte fue muy popular en la era de la mecanografía, en los primeros años de la informática y, también, en la internet previa al año 2000. Precisamente, uno de los muchos dibujos ASCII que creó la estadounidense Joan Stark son dos gatos mirando la luna. Data de 1998.

El arte ASCII destacó en una internet en la que abundaban los grupos de noticias como los de Usenet. Con el tiempo, Joan Stark creó su propia página web en Geocities, hoy hospedada en WayBackMachine. Y en este enlace podemos ver el dibujo original que inspira el arte ASCII que apareció en la pantalla negra de Windows 8.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Puede que también te guste

Entretenimiento

La serie tiene planes grandes para estos tres personajes. Ultimate team | Foto: Bones My Hero Academia tiene planes muy marcados para el trio...

Tecnología

Actualizado el 21/02/2021 08:34 a.m.Ahora te enseñaremos cómo descargar la actualización de la APK WhatsApp Plus V10. Ante las nuevas condiciones y políticas de...

Finanzas

CON BATERÍAS MODULARES Ample ha presentado sus estaciones de intercambio de baterías que aportan el empleo de baterías modulares y adaptables a los coches...

Entretenimiento

Carlos Torres y su novia, Joanna Castro / Tomada de Instagram. Carlos Torres , el protagonista de ‘La Reina del Flow 2 ’ no...

Anuncio