Pese a superar récord de asistencia, con 17.000 personas, el deceso empañó la jornada.

La edición número 28 de la Maratón de Medellín, la competencia de este tipo más antigua del país, cerró ayer con un balance agridulce: rompió el récord de participación en comparación con ediciones anteriores, con 17.000 inscritos, pero también murió el participante Jorge Andrei Valencia García, de 34 años que corría la prueba de los 21 kilómetros, quien sufrió un paro cardiorrespiratorio.

Así lo confirmó el Hospital General de Medellín, que compartió el parte oficial a las 10:00 de la mañana, hora en que aún se adelantaban las pruebas de calle, en medio de los cierres viales fijados para el evento. El corredor llegó sin signos vitales al centro de salud. Aunque el personal médico trató de reanimarlo, no fue posible salvarle la vida, precisó el gerente de la institución, Mario Fernando Córdoba.

Pese a la tragedia, atletas y aficionados de 35 países, así como deportistas de 325 municipios de 28 departamentos del país, se volcaron a las calles de la ciudad para competir en las pruebas de 42, 21, 10 y 5 kilómetros. Entre las 5:00 de la mañana y el mediodía se registraron cierres parciales en varios corredores viales. Atletas colombianos, suramericanos y africanos se contaron entre los ganadores de la jornada (ver página 39).

Detalles del deceso

Según informaron los organizadores de la maratón, Valencia García se habría desplomado mientras corría los 21 km por la calle San Juan y la avenida del Ferrocarril. A través de un comunicado, aseguraron que el hombre recibió atención prehospitalaria inmediata y fue atendido por una ambulancia de la Policía Nacional que se encontraba en el sitio.

“En el trayecto el personal médico continuó aplicando las maniobras de reanimación hasta entregarlo al personal médico del General, quienes lo ingresaron a la sala de reanimación y continuaron con las maniobras, pero el paciente no respondió y minutos después fue declarado su fallecimiento”, señalaron en el comunicado.

Valencia García, quien llevaba en su pecho el distintivo 3526, era ingeniero financiero; especialista en finanzas, administración y gestión de empresas; y magíster en administración financiera. Durante los últimos tres años, trabajó en el Metro de Medellín como profesional de planeación y evaluación financiera. La institución lamentó el hecho.

“Con una enorme tristeza en nuestro corazón, el Metro de Medellín lamenta profundamente la muerte de Jorge Andrei Valencia García, quien perdió la vida este domingo 4 de septiembre en medio de una carrera de atletismo que se realizó en la ciudad”, dijo la empresa de transporte a través de un comunicado. Asimismo, entre el 2011 y el 2013, se desempeñó como analista financiero en el periódico EL COLOMBIANO.

Detalles de la jornada

Para que la maratón transcurriera sin traumatismos en términos de movilidad, las autoridades de tránsito cerraron la avenida San Juan, que une el oriente con el occidente de la ciudad, la del Ferrocarril y la carrera 80, en el sentido norte sur hasta la glorieta que empalma con la 70.

Esta vía principal del occidente de Medellín estuvo cerrada en sentido sur-norte hasta la calle 30, que a su vez tuvo cierres hasta donde empalma con las dos calzadas de la avenida Industriales. Tampoco estuvo habitada para el tránsito de vehículos la calzada oriental de la Regional, al igual que Las Vegas en sentido norte-sur hasta La Aguacatala y en sentido sur-norte desde la calle 77 de Sabaneta.

Por último, estuvo prohibida la circulación por Carabobo en sentido sur-norte hasta San Juan, con cierre de la paralela que llega hasta el Parque de los Pies Descalzos en sentido occidente-oriente, donde finalizaron las competencias.

Miles de habitantes de Medellín y el sur del Aburrá salieron a las vías a apoyar a los competidores. Desde temprano, además de los atletas en licras, pantalonetas y tenis, se vieron a ciudadanos lanzando vítores y mensajes de ánimo a quienes participaron en esta edición del evento deportivo, que no se celebraba de forma masiva desde 2019: en 2020 fue virtual y el año pasado regresó a las calles, pero con grupos pequeños.

El regreso de la justa deportiva volvió a poner a la ciudad en el mapa de eventos de corte deportivo en el espectro internacional. La ganancia económica, según los organizadores del evento, también fue notoria. Desde el jueves hasta ayer, el 80% de los participantes se alojaron en hoteles de Medellín. Los restaurantes, sistema de transporte y demás comercios también se vieron beneficiados.

Deportistas de élite de Kenia, Bolivia, Ecuador, Perú, Panamá y Colombia engalanaron las calles de la ciudad en esta edición. La movilidad volvió a su operación habitual superado el mediodía, luego de los cierres temporales en varios corredores. El deceso de Valencia García, sin embargo, fue la nota agridulce. No es la primera vez que ocurre (ver Antecedentes).

ANTECEDENTES primera muerte fue 4 años atrás

Han pasado cuatro años desde que la Maratón Medellín afrontó la primera muerte en una de sus carreras: en 2018, el corredor y profesor Juan Camilo Arboleda estaba a tan solo unos metros de la meta de los 21 kilómetros cuando, de repente, comenzó a desplomarse al punto de terminar sostenido por otros corredores. Arboleda murió de un paro cardiorrespiratorio y aunque recibió primeros auxilios antes de ser remitido al Hospital General, las maniobras de reanimación “resultaron infructuosas”, informó la organización del evento. Se dijo que los paramédicos no atendieron la emergencia con celeridad.

El Colombiano