Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Salud y Medicina

La sauna, el secreto del bienestar para los finlandeses

Relajación y depuración. Son los dos grandes beneficios para la salud de la sauna, pero en esas cabinas de madera con vapor de aire muy caliente puede haber mucho más que ganar para sentirse mejor. Así lo creen, y lo practican, en Finlandia, el ‘país más feliz del mundo’, donde la sauna está profundamente arraigada

La sauna, el secreto del bienestar para los finlandeses

Relajación y depuración. Son los dos grandes beneficios para la salud de la sauna, pero en esas cabinas de madera con vapor de aire muy caliente puede haber mucho más que ganar para sentirse mejor. Así lo creen, y lo practican, en Finlandia,
el ‘país más feliz del mundo’, donde la sauna está profundamente arraigada en sus costumbres y en sus tradiciones más antiguas, al punto de que son los grandes expertos mundiales en ella y los usuarios más convencidos: son 5,5 millones en un país con 3,3 millones de saunas.

Para los finlandeses, la cita periódica con ese baño de vapor es sagrada, ineludible, y se cumple durante todo el año sin exepción. Por norma general es semanal y suele darse los viernes por la tarde, como cierre de los días de actividad e inicio de los de descanso y vida social.

Y es que dentro de esta habitación o cubículo tiene lugar, para ellos, un ritual corporal y mental, pero también comunitario. En el país escandivano es habitual quedar en la sauna y compartir con otros la experiencia en bañador (lo del desnudo es un poco mito, solo se hace en casa si apetece) y con sudor, pero sin ningún pudor.

Al alcance en todos lados

En Finlandia muchas viviendas, tanto casas como pisos, tienen con su propia sauna. Si no es así, es porque cuentan con una de uso comunitario en el edificio o en la urbanización, generalmente en el sótano o la azotea. También acostumbran a acudir a las numerosas saunas públicas o privadas que hay en las ciudades y pueblos.

Allí es frecuente toparse con quien lo hace incluso cada día todo el año, como ir al gimnasio, y muchos de ellos lo complementan con un baño helado de contraste (leer detalles de esta práctica al final del artículo).

Hacen de este hábito casi una religión, sin dioses, pero con sus rituales y hasta con algo de fe. Y es que, para los finlandeses, todo se arregla con o en la sauna. De hecho, tienen un dicho popular que reza: «Si la sauna, el vodka (aguardiante o licores, según las distintas versiones) y la brea no lo curan, la enfermedad es fatal».

La sauna finlandesa, que se ha exportado al mundo, es motivo de pertenencia y de orgullo. Y con el actual auge del autocuidado y la búsqueda de tratamientos holísticos, la idea coge aún más fuerza. Para un extranjero, ir allí a un lugar de estos constituye toda una experiencia, al ver cómo los locales viven de forma tan natural compartir las cabinas y comprobar, además, que están por todos lados: hay desde saunas en la nieve o el agua, hasta sobre barcos o plataformas flotantes, en ‘rooftops’, en restaurantes o cafeterías, en museos y, los más extravagantes, en un teleférico de una estación de esquí y en una noria. Y los hay antiguos y tradicionales, modernos y funcionales o de diseño y de lujo.

Una antigua tradición

Antiguamente, en Finlandia los partos y las muertes también se vivían en la sauna. Esto se entiende si se piensa que ese era el lugar más higiénico de la casa, por lo tanto allí nacían los bebés y se lavaban los cuerpos en la despedida final. Entonces los hombres y las mujeres no compartían este baño de vapor tampoco.

Hoy en día esto ya no ocurre, y la sauna es por norma general unisex, pero sí es frecuente tener allí conversaciones importantes con familia y amigos, e inclusive de trabajo o negocios, y enterarse de lo que sucede en la comunidad. «Para nosotros esto es como un pub en Reino Unido, el punto de encuentro, donde te enteras de las noticias pero también del cotilleo, es un lugar realmente importante en nuestras vidas», explica la guía Heidi Johansson, de Helsinki Partners.

La sauna de diseño Löyly, a las afueras de Helsinki.
La sauna de diseño Löyly, a las afueras de Helsinki.

Justamente en la capital el gobierno está llevando a cabo una prueba piloto para establecer saunas por barrios o zonas. La búsqueda de la sostenibilidad, unida ahora al incremento en el precio de la electricidad, ha propiciado este experimento. Conviven, en la capital del país, con algunas de las saunas de diseño más bonitas del mundo, como
Löyly, una instalación de madera de pino tratada para resistir el calor y grandes terrazas acristaladas ubicada a orillas del mar Báltico -para combinar el calor de las cabinas con el chapuzón helado, si se quiere-, donde además hay una cafetería y mucho ambiente.

La sauna Allas Sea Pool, en el centro de Helsinki.
La sauna Allas Sea Pool, en el centro de Helsinki. – Allas Sea Pool

También en la ciudad, en pleno centro, al lado del Mercado y junto al agua, está el conocido
Allas Sea Pool, donde es posible nadar en sus piscinas exteriores o sudar en sus cabinas flotantes, y donde muchos habitantes de Helsinki acuden antes de empezar su jornada laboral. Y allí mismo, al lado, se ubica además la noria única en el mundo con una cabina convertida en sauna,
SkyWheel, para darse el tratamiento dando vueltas desde las alturas.

Los sanadores

La más antigua, sin embargo, está en Tampere, una ciudad ubicada al norte de la capital, en una zona de lagos. Allí funciona una instalación de 1906,
Rajaportti, que aún se caliente con leña, a la manera tradicional. En esa localidad, conocida justamente como ‘la capital de la sauna’ por la cantidad de sitios públicos con la que cuenta, trabajan Matti Kemi y Juha Kumara, conocidos como los nuevos ‘sauna healers’ o sanadores (ellos se inclinan más por chamanes) de la sauna.

Tras un largo viaje por el país recopilando tradiciones e historias, junto con antiguos cantos folclóricos y creencias, los dos jóvenes han desarrollado una ceremonia de purificación que llevan a cabo durante dos horas dentro de la sauna, en
Saunakonkeli, en una gran casa situada junto a un lago. Allí ofrecen a los visitantes un ritual para vivir la sauna a la manera más espiritual, con mantras, baños de agua y golpe suaves con las ramas de abedul para ‘limpiar’ cuerpo y mente a través del profundo estado meditativo y relajado al que guían.

Beneficios

Y es que la sauna tiene un marcado efecto relajante. La temperatura en ella es muy alta -entre 80 y 90 ºC- y la humedad relativa se encuentra por debajo del 20 por ciento (siempre hay un cubo y agua para ir echando sobre las piedras, lo cual genera más valor…y más calor). Con estas condiciones, los músculos se aflojan, y también contribuye a ello la luz tenue de las cabinas, el olor a abedul y brea -los dos imprescindibles en estas salas- y algo fundamental: durante ese rato no se utiliza el teléfono móvil, con lo cual se reduce el estrés y hay cierto ‘detox’ tecnológico. Tampoco suele haber música ni ruidos. La experiencia obliga así a la introspección o a la conversación en voz baja.

Con el calor y el vapor, la piel elimina toxinas junto con el sudor. Los aficionados suelen ducharse antes y después, para completar la limpieza. Se puede estar en la cabina de madera entre unos segundos y media hora o más, según el gusto, condición y entrenamiento de cada uno. Los finlandeses acostumbran a entrar y salir unas cuantas veces, y a beber agua en los descansos para rehidratarse.

La sauna, además, favorece una mejor circulación y estimula la liberación de endorfinas, con lo cual la sensación de bienestar tras un baño es inmediata. Diversos estudios médicos apuntan también a que tiene efectos en el sueño, ayuda en la respuesta inmunológica, contribuye a la recuperación deportiva, incide en la reducción de los resfriados y mejora la salud cardiovascular y el control de la presión arterial, aunque se recomienda consultar al médico si existen enfermedades antes de someterse a esta antigua práctica.

Los finlandeses, de cuyo idioma proviene justamente la palabra ‘sauna’, no tienen ninguna duda sobre ello: allí la opinión es unívoca. Dicen que es la sauna es, justamente, la principal fuente de lo que denominan ‘sisu‘. La palabra significa fuerza y perseverancia en una tarea complicada.

Para la periodista y escritora Katja Pantzar, dedicada a estudiar el modo de vida finlandés desde que se radicó en el país de Papá Noel tras dejar Canadá, es más bien la clave de su mentalidad. Es esa forma de afrontar las cosas, afirma la autora de libros como ‘Sisu: el secreto finlandés para un estilo de vida feliz’, justamente la que les permite ser los seres más felices aún con los largos y oscuros inviernos, la soledad y los momentos difíciles.

Como asegura Pantzar, es esta la verdadera tendencia nórdica más ‘cool’ del momento, que va más allá del famoso ‘hygge’, pues incorpora el ejercicio, la sauna y los baños helados y la alimentación saludable a esa forma tan minimalista, práctica y funcional de hacer las cosas.

Ver los
comentarios

Puede que también te guste

Entretenimiento

La serie tiene planes grandes para estos tres personajes. Ultimate team | Foto: Bones My Hero Academia tiene planes muy marcados para el trio...

Entretenimiento

Carlos Torres y su novia, Joanna Castro / Tomada de Instagram. Carlos Torres , el protagonista de ‘La Reina del Flow 2 ’ no...

Finanzas

CON BATERÍAS MODULARES Ample ha presentado sus estaciones de intercambio de baterías que aportan el empleo de baterías modulares y adaptables a los coches...

Entretenimiento

Noticias destacadas de MediosMedios24 Jan 2021 - 8:01 p. m.Por: Redacción EntretenimientoLa primera entrega de esta propuesta televisiva de Netflix se lanzó el 8 de...