Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Pais al Dia

Tecnología

La tristeza de los metaversos

«El futuro que nos ofrece Mark Zuckerberg y su megaempresa multinacional es que vivamos encerrados y aislados todo el tiempo en la casa, inmersos en un mundo puramente virtual o mixto, con los ojos cubiertos con unas aparatosas gafas y el cuerpo lleno de sensores».Foto: PixabayAl encontrarme por estos días aquí y allá y en…

La tristeza de los metaversos

«El futuro que nos ofrece Mark Zuckerberg y su megaempresa multinacional es que vivamos encerrados y aislados todo el tiempo en la casa, inmersos en un mundo puramente virtual o mixto, con los ojos cubiertos con unas aparatosas gafas y el cuerpo lleno de sensores».

Foto: Pixabay

Al encontrarme por estos días aquí y allá y en todas partes con la palabra “metaverso”, no pude menos de representarme una escena imaginaria en la que dos viejos poetas despistados y ajenos por completo a las nuevas tecnologías de la comunicación sostienen el siguiente diálogo:

–¿Qué crees que sea el metaverso?

–Supongo que es alguna innovación métrica de un nuevo ismo poético.

–¿Valdrá la pena el experimento?

–No sé. En todo caso, yo seguiré escribiendo mis poemas en verso libre.

Pero incluso para alguien que sea un completo integrado a los dispositivos informáticos y a internet, y que tenga siquiera al mismo tiempo una somera tintura de cultura humanista, es inevitable que el término “metaverso” le provoque una espontánea evocación de su conexión con la poesía. Porque en efecto existe en la poesía el metaverso y es algo bien distinto de ése del cual habló Mark Zuckerberg el pasado 28 de octubre, cuando anunció los nuevos proyectos de Facebook y el nuevo nombre de esta marca.

Metaverso es el siguiente verso de la famosa “Arte poética” de Verlaine:

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Que tu verso sea fugaz y suave…

Se trata de un metaverso porque es un verso cuyo tema es el verso mismo considerado desde una perspectiva general o conceptual; un verso que aconseja cómo debe ser idealmente un verso: “… fugaz y suave…”.

Otra conocida “Arte poética”, la del poeta chileno Vicente Huidobro, nos ofrece dos metaversos:

Que el verso sea como una llave que abra mil puertas.

La explicación es la misma: éstos son metaversos porque su contenido trata sobre la propiedad o capacidad que debe distinguir un buen verso: la de abrir mil puertas (no puertas reales, desde luego, sino metafóricas).

Y así, podría seguir aquí citando otros metaversos, pues los hay muchísimos en la tradición poética universal, sobre todo en ese género de poemas denominados “artes poéticas”. Sin ir más lejos, el colombiano José Asunción Silva comienza su poema “Ars” con un par de metaversos:

El verso es vaso santo; poned en él tan sólo   Un pensamiento puro…

En rigor, hay que aclarar que los casos que acabo de citar corresponden a una práctica que la teoría literaria llama “metapoesía”, que a su vez es una variante de otra práctica que se llama “metaliteratura”, que a su vez es una variante de un fenómeno mayor que se llama “metalenguaje”. Pero me permito llamar “metaverso” a la “metapoesía” porque, como hemos visto, los poetas emplean la palabra “verso”, metonímicamente, en el sentido general de “poema” o “poesía”.

El metaverso tal vez más citado cuando se habla del metaverso (léase, repito, la metapoesía) es el soneto que improvisa un personaje de la comedia La Niña de Plata (1613), de Lope de Vega:

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Un soneto me manda hacer Violante que en mi vida me he visto en tanto aprieto; catorce versos dicen que es soneto; burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante, y estoy a la mitad de otro cuarteto; mas si me veo en el primer terceto, no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando, y parece que entré con pie derecho, pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo, y aun sospecho que voy los trece versos acabando; contad si son catorce, y está hecho.

¡Un soneto que no habla de otra cosa sino del gradual proceso de composición de sí mismo! Un soneto que todo el tiempo se mira el ombligo, o, mejor, todo el tiempo se mira en el espejo.

Le invitamos a leer: Reflexiones en medio de la pandemia: Covid, historia y vida cotidiana

Dos cosas distintas y un solo origen verdadero

Ahora bien, ¿a qué se debe que estas dos palabras tan distintas en su significado –“metaverso” para denominar el futuro mundo virtual inmersivo de internet, y “metaverso” como término literario– resulten homónimas? Cualquiera puede observar que su homonimia reside en el hecho de que ambas se componen de dos elementos morfológicos idénticos: “meta” y “verso”. El elemento “meta”, en ambos vocablos, es exactamente el mismo; esto es, se trata del prefijo de origen griego que significa ‘junto a’, ‘después de’, ‘más allá de’, ‘entre’ o ‘acerca de’. Por su parte, el elemento “verso”, aunque también etimológicamente es el mismo, llega a cada palabra por vías distintas: al “metaverso” literario, llega directamente de la voz latina “versus”; en cambio, al “metaverso” digital llega del acortamiento de “universo”, procedimiento cuya denominación técnica es derivación regresiva. Dicho de otro modo: por economía lingüística, en el neologismo “metauniverso” se obtuvo una derivación regresiva de la base léxica “universo”, lo que la convirtió en “verso”, de modo que la extensión del neologismo quedó reducida: de “metauniverso” a “metaverso”. (Palabras como “homofobia” y “teleadicción” son también derivaciones regresivas para expresar “fobia a los homosexuales” y “adicción a la televisión”, respectivamente, pues en la primera “homosexual” se reduce a “homo”; y en la segunda, “televisión” se reduce a “tele”).

Pero dije que el elemento “verso”, en las dos palabras, es etimológicamente el mismo. ¿La razón? Verso, en su sentido literario, y verso como elemento compositivo de la palabra “universo” tienen un origen común: proceden de “versus”.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

“Versus”, por ser en latín el participio pasado del verbo “vertere” (‘dar la vuelta’, ‘volver’, ‘girar’, ‘convertir’, ‘convertirse’), viene a significar ‘vuelto hacia’, ‘girado’, ‘convertido’. En principio, designaba el movimiento de ida y vuelta del arado sobre la tierra, cada surco trazado. Luego, por asociación metafórica, pasó a ser el nombre de cada línea de un poema, que también gira de un renglón a otro, que termina en uno y recomienza en el siguiente una y otra vez hasta completar el texto poético.

Ese mismo “versus” se combinó también en latín con la palabra unus (‘uno’) y formó “universus”, adjetivo que significa ‘convertido en uno’ o ‘vuelto hacia la unidad’ en el sentido de la diversidad considerada como totalidad unitaria, esto es, en el sentido de ‘entero, todo, completo’. Luego, por la época de Cicerón, fue cuando pasó a ser el sustantivo neutro “universum”, que dio origen a “universo” en español y que se refería ya al “conjunto de todas las cosas”, al cosmos.

Le invitamos a leer: Macondo y los perseguidos del Plan de Barranquilla

La tristeza de los metaversos

Los dos metaversos comparten otro aspecto más importante que el etimológico: su tristeza. En el ámbito de la poesía, el metaverso consiste, como he señalado, en que el poema se refiere a sí mismo, tiene como tema el poema mismo: ¿puede haber algo más triste? Uno espera que el poema nos hable de alguna experiencia de la vida, de algún hecho –minúsculo o trascendental– del mundo, y espera conocer la visión y sentir la emoción del poeta al respecto. Pero, si en lugar de eso, el poeta acude al verso para realizar una función que es propia de los filósofos, los estetas, los teóricos de la literatura, esto es, reflexionar sobre qué es o qué debe ser la poesía, o formular su propia concepción de la poesía, la frustración del lector es enorme. ¿Es que el poeta no tiene nada que decir sobre lo que ve y escucha a su alrededor, sobre lo que les sucede a él y a los otros, sobre la realidad que vive, que padece o que lo conmueve?

El otro metaverso no es menos deprimente. El futuro que nos ofrece Mark Zuckerberg y su megaempresa multinacional es que vivamos encerrados y aislados todo el tiempo en la casa, inmersos en un mundo puramente virtual o mixto, con los ojos cubiertos con unas aparatosas gafas y el cuerpo lleno de sensores. De este modo, todo lo que haremos ya no será real, sino que parecerá real: jugar distintos deportes, asistir a conciertos o a exposiciones de arte o al cine, ir de compras, reunirnos con los familiares o amigos (es decir, con sus avatares virtuales en 3D). Todo será como estar siempre en un videojuego. Dedicidamente, como decía un viejo anuncio publicitario: gracias, Mark, prefiero vivir.

Lo que yo soy no rima con ninguno de los dos metaversos.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Puede que también te guste

Entretenimiento

La serie tiene planes grandes para estos tres personajes. Ultimate team | Foto: Bones My Hero Academia tiene planes muy marcados para el trio...

Finanzas

CON BATERÍAS MODULARES Ample ha presentado sus estaciones de intercambio de baterías que aportan el empleo de baterías modulares y adaptables a los coches...

Tecnología

Actualizado el 21/02/2021 08:34 a.m.Ahora te enseñaremos cómo descargar la actualización de la APK WhatsApp Plus V10. Ante las nuevas condiciones y políticas de...

Entretenimiento

Carlos Torres y su novia, Joanna Castro / Tomada de Instagram. Carlos Torres , el protagonista de ‘La Reina del Flow 2 ’ no...

Anuncio