Durante un evento en Villavicencio, la funcionaria dijo que en la reforma a la salud podría ser radicada en febrero ante el Legislativo.

Durante un evento público en Villavicencio, la ministra de salud, Carolina Corcho, presentó algunas pistas de lo que será la reforma a la salud que presentará el próximo mes al Congreso y lanzó nuevos dardos a las entidades prestadores de salud que, posiblemente eliminaría, en su reforma a la Salud.

Según ella, aunque esta reforma plantea una transformación a la salud en Colombia, esta no será sencilla e implicará una transición de por lo menos dos años.

Igualmente, expresó que propone acabar esa intermediación en la salud y envió un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos.

Lea más: Reforma a la salud iría en firme con acabar las EPS

“Todos pueden estar seguros de algo: Si se aprueba esta reforma, ningún colombiano ni colombiana va a quedar desprotegido del servicio de salud, se mantendrán todos sus tratamientos y el Estado seguirá entregando y pagando por los servicios. Todo aquel que tiene un derecho y un buen servicio lo va a mantener. Lo que vamos a lograr con la reforma es que el que no los tenga llegue al nivel del que los tiene”, expresó la ministra.

Frente al futuro de las EPS, Corcho reafirmó su postura de que son inviables como lo ha alertado la Contraloría desde 2014.

“Yo soy una EPS, el Estado me gira los recursos y yo me contrato a mí mismo, me pago lo que considero, impongo las tarifas que yo quiera, y a los hospitales los quiebro, pero aparte de eso, se redirecciona al paciente para que sea atendido en las clínicas que yo contrato, sin que importe dónde vive, y lo someto al paseo de la muerte, a dar vueltas por todo el Meta, incluso, lo obligo a ir a Bogotá. Eso es perverso y es inaceptable. Lo que está en juego aquí es la vida”, ejemplificó la ministra.

Entérese: “La agenda de 2023 será de lo más intenso que ha vivido el Congreso”: Ministro del Interior

También expresó que las EPS son entidades privadas que no aportan recursos ni pagan los tratamientos de alto costo, puesto que estos los financia el Estado con el dinero de los contribuyentes. Y complementó que manejan recursos de los colombianos, pero sin control ni vigilancia, y que ya no pueden seguir siendo juez y parte en todo este sistema.

Igualmente, la ministra crítico los trámites de la EPS y sus exigencias a los usuarios para acceder a la medicina especializada o adquirir ciertos medicamentos.

De otro lado, las EPS han insistido en que su servicio es parte de la garantía en el derecho a la salud de los colombianos y han pedido diálogo directo con la ministra Corcho.