458,9

millones de acciones poseen los socios del Grupo Nutresa, según la Superfinanciera.

Son días decisivos que pueden cambiar la historia del empresariado antioqueño. Los accionistas del Grupo Nutresa afrontan un dilema: aceptar la tentadora oferta de los Gilinski y cederles el control de la icónica compañía paisa de alimentos, o desecharla, aunque ello contraríe el principio de generarle valor a sus grupos de interés.

La incertidumbre es absoluta. Por ejemplo, el Grupo de Inversiones Suramericana (Grupo Sura), que posee el 35,37% de Nutresa, se declaró a la espera de que la Superintendencia Financiera defina si autoriza o no la OPA.

En caso afirmativo, Sura solicitará la información necesaria para conocer los detalles del negocio y considerar las bondades o perjuicios que tendría sobre una de sus inversiones no estratégicas, aunque sí de portafolio, junto a la participación accionaria que también tiene en el Grupo Argos.

Vale decir que en lo corrido de este año la especie de Nutresa acumula una desvalorización del 9,4% en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) y el miércoles, cuando se anunció la OPA, se cotizaba a 21.740 pesos, lejos del valor máximo de 29.500 pesos observado en diciembre de 2014. Es por esto que la oferta de 7,71 dólares por acción de Nugil (29.879 pesos con una tasa de cambio del dólar de 3.875,38 pesos) resulta atractiva, pues representa 37,4% más frente al valor que traía Nutresa en la bolsa, donde está suspendida mientras se resuelve el futuro de la OPA.

De dársele vía libre a la transacción y en el escenario que Sura la acepte estaría recibiendo unos 4,82 billones de pesos por las 161,5 millones de acciones que posee en Nutresa.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Estos recursos los podría destinar al fortalecimiento de sus negocios estratégicos, enfocados en los servicios financieros, así como en la entrega de dividendos extraordinarios o el desapalancamiento (reducir deuda), buscando maximizar los beneficios de los grupos de interés, lo cual es un propósito superior de las juntas directivas de cualquier compañía (ver Informe).

Posibles frenos

Pese a lo tentador de la propuesta para controlar a Nutresa, una de las alternativas que se plantea es que el negocio no se cristalice y un ejemplo en el mercado colombiano fue el intento que hace un año protagonizó el Grupo Alfa de México, que lanzó una OPA por al menos el 15% de Enka.

Tras el fracaso de este negocio la acción de Enka –que entonces se cotizaba alrededor de los 7,5 pesos– ha triplicado su precio y supera hoy los 24 pesos.

Con un eventual rechazo de la oferta por parte de Sura y Argos (que tiene el 9,87% de Nutresa) se esperaría que los actuales accionistas lanzaran una OPA competitiva, es decir, subir la vara y poner un precio más alto que el de los Gilinski, o también podría ser lanzada por un tercero e incluso por Nugil, para mejorar su propuesta.

Analistas de bolsa también estiman que nadie participe en la OPA, aunque todos deberían justificar por qué no lo harían, lo cual es muy difícil ya que la oferta que está sobre la mesa es favorable.

Esa justificación la exigirían tanto los accionistas de Sura y Argos, como los afiliados a los fondos de pensiones que tienen títulos de Nutresa como Porvenir, Protección, Skandia y Colfondos, quienes reclamarían que la función de todo administrador de una compañía es generar valor a sus accionistas.

Sin embargo, también podrían esgrimir argumentos como que Nutresa vale más de diez veces su Ebitda (que es de $1,17 billones), con lo cual la oferta sería poco para una compañía exitosa como esta.

De otro lado, conocedores de temas jurídicos dicen que existen figuras defensivas que podrían implementarse para evitar que Gilinski ingrese como accionista a Nutresa.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Una de ellas se denomina “la píldora envenenada”, que consiste en que la compañía objeto de la OPA se endeude sin control ocasionando que el valor de las acciones baje y la sociedad pierda valor y sea menos atractiva. A septiembre pasado la deuda total de Nutresa sumaba 3,3 billones de pesos.

En ese escenario, la holding antioqueña de alimentos y las 69 sociedades en las que tiene control y acciones se endeudarían en virtud de que serían varias píldoras venenosas que se “tragaría” el comprador, en este caso el Grupo Gilinski.

O también pueden hacerse cambios en los estatutos, por ejemplo, para que accionistas existentes, salvo el que adquiere, compren más acciones con descuento. De este modo se impondrían cargas adicionales para los interesados en Nutresa, con el propósito de desanimarlos a seguir adelante con la OPA.

De todos modos, más allá de las opciones económicas y jurídicas un escenario que se podría contemplar es que accionistas minoritarios que empaticen con las causas del GEA simplemente decidan no vender, considerando que la compañía es un patrimonio para el departamento (ver Módulos).

Y si venden, ¿qué?

Si bien el valor de Nutresa para Antioquia va mucho más allá de lo económico, los analistas hacen sus cuentas y dicen que en el caso en que Sura y Argos vendieran, sus acciones podrían revalorizarse.

Además, de acuerdo con Davivienda Corredores, uno de los factores que mayor dificultad genera para los inversionistas –particularmente extranjeros– al poner capital en compañías como Sura y Argos es entender las participaciones cruzadas, con lo que la OPA daría pie a que la estructura del llamado Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) se simplifique y facilite el análisis sobre esas firmas.

En tal sentido es necesario comprender que esta transacción tiene implicaciones que van más allá de la simple decisión de venta de uno de los negocios.

Actualmente el 25,3% del valor de Nutresa está representado por el portafolio de acciones que la compañía posee en Grupo Argos (79,8 millones) y en Grupo Sura (61,02 millones), que a precio de mercado está valorado en 2,24 billones de pesos.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Este enroque es el que permite que el GEA, entre sí, mantenga las riendas de los activos, por lo que sí se materializa la OPA el control de Grupo Argos y Grupo Sura podría quedar a la deriva, lo que se prestaría para que otros inversionistas puedan hacer lo mismo y mediante una o varias ofertas conseguir el control de estas compañías.

Esto se daría más aún si el comprador decidiera que su interés está orientado exclusivamente al negocio de alimentos y desinvirtiera las acciones del portafolio. En otras palabras, el enroque y el GEA, como se conoce hoy en día, podrían desaparecer.

Decisiones

De momento no se conocen las intenciones que puedan tener Sura, Argos, el fondo de pensiones y cesantías Protección, sus juntas directivas y sus principales accionistas frente a esta oferta, pero cualquier decisión que tomen deberá ser sustentada con claros y contundentes argumentos, desde una perspectiva financiera y de rentabilidad.

Las juntas de esas sociedades están integradas mayoritariamente por miembros independientes, quienes tienen la responsabilidad de evaluar desde el punto de vista de la generación y maximización de valor, cuál es la mejor opción.

Otro factor que juega allí es el peso que tiene el GEA en el desarrollo de Antioquia, que podría ser un punto adicional en el análisis previo a tomar una determinación.

En caso de que decidieran no vender es posible que se genere un gran inconformismo por parte de los accionistas minoritarios al no poder materializar una venta a un precio ampliamente superior al valor de mercado.

Y en el escenario que Protección no acepte se podría cuestionar su papel en el GEA versus su deber fiduciario de ofrecer las más altas rentabilidades a sus afiliados (ver Dicen de…).

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Por lo pronto, los investigadores económicos de Bancolombia explicaron que el tiempo para concretar la transacción no es exacto, aunque hay algunas fases específicas que se deben tener en cuenta.

Ya radicada la solicitud de autorización para lanzar una OPA en la Superintendencia Financiera, este ente tiene 5 días hábiles para hacer comentarios al mismo (se cumplen el 18 de noviembre). De no haberlos, se entenderá que fue aprobada, y si los hubiera, el oferente tendrá 2 días hábiles para subsanar dichos comentarios.

A partir de ahí se podrá radicar la garantía en la BVC para realizar la operación. Una vez se surta este paso, al día siguiente se debe publicar el aviso de la OPA con los detalles de la operación. Tras ello, se reanuda la negociación de la acción de Nutresa en la BVC.

Otros 5 días hábiles después se dará inicio al periodo de aceptación de ofertas, el cual puede ser de entre 10 y hasta 30 días hábiles. Con posterioridad, se ejecutaría el cumplimiento de la operación y, de esta manera, la transacción completa podría tomar en promedio cerca de un mes y medio.

Informe Posiciones oficiales

·Nutresa señaló que el deber de sus administradores es seguir orientando y operando la compañía y todas las sociedades relacionadas dentro del giro ordinario de sus negocios, con los mismos estándares de gestión y el mantenimiento del propósito de construir un mundo mejor donde el desarrollo sea para todos.

·Grupo Argos anunció que contratará los asesores necesarios para analizar integralmente los aspectos económicos, legales y de alineación estratégica de la eventual oferta, así como los efectos de esta para la compañía y todos sus grupos de interés.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

DICEN DE… Más accionistas

Protección, cuyo principal accionista es Sura Asset Management (filial de Grupo Sura) con el 49,36%, participa a través de sus fondos de pensiones con el 5,2% de las acciones de Nutresa. Igualmente, figuran otras sociedades como Microinversiones (2,37%), Libreville (1,2%), Finesterre (0,83%), Palarepas (0,61%), Lunapa (0,60%), Canapa (0,60%), Lanapa (0,60%) y Tanana (0,51%) que en conjunto contabilizan otro 7,32% de la propiedad de Nutresa, pero curiosamente el domicilio de estas firmas es el mismo y se ubica en el sur de Medellín. La Fundación Fraternidad Medellín posee un 0,98%.

GEA, CLAVE EN EL DESARROLLO PAISA

El Grupo Empresarial Antioqueño es hoy el reflejo del desarrollo de la industria paisa, que es de la mayor importancia para Colombia y de paso ha abierto las puertas en importantes mercados internacionales. En conjunto, las compañías y sus filiales y subsidiarias generan más de 83.000 puestos de trabajo y sus ingresos el año pasado, a pesar de la pandemia, fueron de $45,95 billones, que fue el 4,6% del PIB de Colombia. Además, los más recientes datos financieros indican que acumulan activos por $141,58 billones y cuentan con un patrimonio de $65,85 billones.

Árabes, metidos en el negocio

En la movida por la holding de alimentos antioqueña los Gilinski no están solos. Los respaldaría el Royal Group de Abu Dabi, a través del banco de Emiratos Árabes Unidos, First Abu Dhabi Bank, el cual podría presentar una carta de crédito en espera por el 50% del valor máximo de la adquisición, de acuerdo con información de Bloomberg. El nombre detrás de esas dos firmas es Tahnoon Bin Zayed Al Nahyan, quien es hermano del príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohammed bin Zayed. Así, hay un importante músculo financiero detrás de la operación, pues además los Gilinski están respaldados por un importante portafolio que encabeza el Banco GNB Sudameris.

¿pocas posibilidades?

Los equipos especializados hacen sus apuestas sobre lo que sería uno de los negocios del año. Es el caso de los analistas económicos de Scotiabank, que en un documento aseguran que la operación por Grupo Nutresa fracasaría en la medida que a los inversores internacionales “no les gusta su estructura de participación cruzada” y, además, porque la estructura accionaria está formada por varias familias antioqueñas de tradición en la empresa, y Nutresa per sé tiene una importante participación en Sura y Argos. Eso sí, “esta es una llamada de atención al GEA”, dice Scotiabank.

Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Diego Andrés Vargas Riaño

En mis bolsillos hay una grabadora y unos audífonos; en mi mente, amor por el periodismo.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.