La obra será puesta en completo funcionamiento la otra semana. Último retraso fue a causa de las lluvias.

La apertura del intercambio vial de Ayurá es un respiro para la movilidad del sur del Valle de Aburrá; un respiro que, sin embargo, lleva contenido varios meses. La obra debía haber estado lista en febrero de este año, pero no se logró. Después se pactó la entrega para el 4 de julio. Como tampoco se entregó, se prometió que estaría lista para finales de octubre. Pero llegó noviembre y aún no se inaugura. ¿Qué pasó esta última vez?

María Camila Soto, subdirectora de Proyectos del Área Metropolitana del Valle de Aburrá (Amva), respondió que la semana entrante, al fin, la obra será entregada en su totalidad. Frente a la última fecha incumplida, la funcionaria explicó que fueron las lluvias las que dificultaron las labores. En particular, hubo una parte, sobre Envigado, en donde el material no se logró compactar. Es decir, no se pudo pavimentar.

En un sentido práctico, la obra ya está lista. Solo faltan detalles de urbanismo, siembra de jardines y la terminación de la pavimentación mencionada. “Ya hubiéramos podido entregar el intercambio, porque todo está completo, pero habríamos tenido que hacer cierres después para pavimentar, y eso nos pareció innecesario. Entonces, decidimos culminar todo y entregar”, precisó Soto.

Al fin, la obra será inaugurada la otra semana, pero aún falta el visto bueno del director del Amva, Juan David Palacio, para definir el día.

Sobre los otros incumplimientos, Soto dijo que hay varios factores que explican los retrasos. La primera demora se debió a la pandemia, que obligó al cese de los trabajos durante un mes y medio. Para la entrega del 4 de julio, según el Amva, las dificultades tuvieron que ver con el paro nacional y la falta de materiales. Entonces se pactó la de octubre, que era la perentoria, pero llegaron las lluvias, como dijo la funcionaria.

Mientras tanto, la movilidad del sur ha seguido esperando ese respiro que el intercambio vial le dará. Según los cálculos del Amva, la obra mejorará en un 60% los tiempos de entrada a Envigado, descongestionará la Aguacatala y bajará la presión del puente Simón Bolívar.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Los afectados

Los que no han sentido ese respiro, por ahora, son los habitantes de las zonas aledañas de la obra. Darío Posada, que vive sobre la canalización de la Ayurá, se quejó de las demoras: “Sabemos que va a ser una mejoría total, pero tanta demora nos ha perjudicado mucho. Primero nos pusieron el ingreso por un lado, luego por otro. Nos parece que hubo descoordinación en los trabajos. Hubo un tiempo en que no venían mucho, pero desde hace unos tres meses le están dando duro”.

Y es que la construcción del intercambio vial, que conectará a Envigado con Itagüí, ha perjudicado la movilidad de la zona. Largas filas sobre Las Vegas y la Autopista Sur se hicieron constantes desde el inicio de los trabajos, en junio de 2019. Así lo ha padecido Argemiro Patiño, un taxista que lleva 11 años trabajando en Envigado: “Hemos sufrido ese taco todo el tiempo. Era lógico que eso pasara. Lo único que esperamos es que el puente sí sirva y no sea como el de la 4 Sur, que es un cuello de botella”.

Frente a la posibilidad de que el nuevo puente no tenga la eficiencia esperada, el experto en movilidad Luis Carlos Díaz Mora aseguró que “es una obra importante, sin duda, que ayudará a descongestionar la entrada a Envigado, que ahora es un obstáculo. El problema es que no se ha hecho el intercambio de la Salle, que sería la solución definitiva. Mientras eso no ocurra, habrá un cuello de botella”.

Otra consideración del experto es que no se hizo un buen Plan de Manejo de Tránsito, lo que a su juicio empeoró la situación de movilidad.

Frente a eso, Soto, desde el Amva, respondió que los trabajos se hicieron, en la medida de lo posible, en la noche y afectando lo menos posible.

Lo cierto es que lo peor ya pasó y comenzó la cuenta regresiva para abrir la Ayurá

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

El puente operará la otra semana

ANTECEDENTES algunos datos sobre la obra

El intercambio vial de Ayurá será clave para la conexión de Medellín, Envigado e Itagüí, hoy compleja por las limitaciones de acceso a los municipios sureños. Según el Área Metropolitana, la obra tiene seis kilómetros de ciclorrutas, lo que soluciona una falencia que había en la zona. En total, la obra tiene 872 metros cuadrados de andenes. La inversión fue de $124.000 millones. En cuanto al tema ambiental, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) exigió que, por la obra, el Área Metropolitana debía sembrar 6.000 árboles. De ellos ya se han plantado 5.800. La mayoría de ellos, 4.300, se ubicaron en la zona de influencia del proyecto. Los demás, en sitios cercanos.

Miguel Osorio Montoya

Comunicador Social-Periodista de la UPB. Redactor del Área Metro de El Colombiano. Entre los géneros periodísticos me inclino por la crónica.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.