Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

Salud y Medicina

Medicina antigua y sus errores: Cuando fumar se recetaba para tratar el asma

Bloque que muestra la firma del editor. ¿Fumar para tratar el asma? Si vivieras en el siglo XIX y tuvieras esa enfermedad es probable que tu médico de cabecera te hubiera recomendado este tratamiento para aliviar los síntomas. Ahora en el siglo XXI esto parece una locura, pero hace más de 200 años se volvió

Medicina antigua y sus errores: Cuando fumar se recetaba para tratar el asma



Bloque que muestra la firma del editor.

¿Fumar para tratar el asma? Si vivieras en el siglo XIX y tuvieras esa enfermedad es probable que tu médico de cabecera te hubiera recomendado este tratamiento para aliviar los síntomas.

Ahora en el siglo XXI esto parece una locura, pero hace más de 200 años se volvió muy popular.

De hecho, existían marcas de cigarros para el asma, creadas con el propósito de aliviar los síntomas, entre ellas estaban los Asthmador, los Potter’s Asthma Cure, Himrod’s Cure for Asthma (respaldada por el famoso otorrinolaringólogo Morell Mackenzie), entre otros.

En la imagen izq. se pueden ver marcas de cigarros para el asma. Foto: Fake History Hunter y Wikimedia Commons. 

Los cigarros para el asma contenían principalmente estramonio, una planta venenosa con cualidades psicoactivas, que ha tenido aplicaciones medicinales a lo largo de la historia.

Pero también incluían tabaco, lobelia, potasa y, a veces, arsénico, señala el estudio “Estramonio divino: El ascenso y caída del tabaquismo para el asma”, escrito por el investigador británico Marca Jackson y publicado en la revista Historia de la Medicina en la página de la Librería Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Un anuncio de cigarros para el asma/ Imagen: Fake History Hunter

Lo que sabemos ahora del asma

Actualmente sabemos que el asma es una afección de las vías respiratorias que “se estrechan e hinchan, lo que puede producir mayor mucosidad”, señala la Clínica Mayo.

“Esto puede dificultar la respiración y provocar tos, un silbido (sibilancia) al exhalar y falta de aire”. Si bien no hay una cura, los síntomas pueden y deben controlarse, porque un ataque de asma grave puede poner en riesgo la vida, señala la institución.

Y sobre todo, ahora conocemos que un factor de riesgo para tener asma es ser fumador o estar expuesto al humo del cigarro de alguien más como fumador pasivo, por lo que el tabaco para nada está recomendado.

Foto: iStock 

El remedio salió peor que el mal

La investigación de Marca Jackson, Profesor de Historia de la Medicina, del Centro de Historia Médica de la Universidad de Exeter, muestra que hasta antes del siglo XX, los médicos “prestaban poca atención al tabaquismo como un peligro para la salud”.

De hecho los mismos médicos enfatizaban sus beneficios y a muchos se les podía ver fumando, pues se consideraba un hábito que mostraba éxito profesional y personal. 

A la par, la industria tabacalera y su publicidad creció de manera enorme y anunciaban los cigarros medicinales como la mejor cura para las personas con enfermedades respiratorias.

¿Cómo fue que se dejó de fumar para curar el asma?

El investigador Marca Jackson explica que la oposición a fumar para aliviar el asma apareció desde varias direcciones.

En primer lugar, se debió a un mayor conocimiento de la enfermedad, pues poco a poco más doctores que se especializaron en alergias y enfermedades respiratorias comenzaron a oponerse.

En 1911, se volvieron famosas las declaraciones de JB Berkart, médico del Hospital de Enfermedades del Tórax de la ciudad de Londres, quien advirtió a los asmáticos sobre los peligros de los cigarros para el asma disponibles comercialmente, “cuyo humo, cuando se inhala, irrita intensamente la membrana mucosa bronquial”, lo que resulta en más inflamación. Pero no fue el único en decirlo.

También en 1950, comenzaron a publicarse investigaciones que mostraron un vínculo entre el consumo de cigarros y el cáncer de pulmón. Y a desarrollarse nuevos medicamentos para la cura del asma.

Foto: iStock

Pese a todo ello, durante las décadas siguientes las compañías tabacaleras siguiendo publicitando los cigarros contra el asma.

Irónicamente, señala la investigación de Jackson, la desaparición definitiva de estos cigarros se debió a que a partir de 1960 la prensa comenzó a identificar casos de adolescentes y adultos que los trituraban, mezclaban con agua e ingerían para tener alucinaciones debido a los efectos psicoactivos de las sustancias que contenían.

Si deseas informarte más sobre el tema puedes leer la investigación completa aquí.

Puede que también te guste

Entretenimiento

La serie tiene planes grandes para estos tres personajes. Ultimate team | Foto: Bones My Hero Academia tiene planes muy marcados para el trio...

Entretenimiento

Carlos Torres y su novia, Joanna Castro / Tomada de Instagram. Carlos Torres , el protagonista de ‘La Reina del Flow 2 ’ no...

Finanzas

CON BATERÍAS MODULARES Ample ha presentado sus estaciones de intercambio de baterías que aportan el empleo de baterías modulares y adaptables a los coches...

Nacional

La entidad también ordena realizar controles para evitar que más ciudadanos inviertan dinero en esta empresa captadora ilegal de dinero. En una comunicación enviada...