Esta acción está prohibida en el Museo Reina Sofía, en donde está exhibida la obra. ¿Cómo lo logró?

¿Qué tanto vale el arte? ¿Ni por todo el dinero ni por toda la fama? Una “simple” fotografía abrió en redes un nuevo debate. Se trata de una imagen que publicó Mick Jagger, vocalista de los Rolling Stones, en la que se le ve posando enfrente del Guernica.

Pero, ¿por qué una foto es problemática? El Museo de Arte Moderno Reina Sofía, donde está exhibida la obra de Pablo Picasso, tiene una regla clara: está prohibido que cualquier visitante tome fotografías del cuadro o se tome posando junto a él. Mejor dicho, no se permiten cámaras. Pero, ¿será verdad que está prohibido para “cualquier” persona?

Jagger es, de hecho, la segunda estrella que “incumple” esta norma a sabiendas, al parecer, del Museo.

En medio del tour

Los Rolling Stones están en una gira por Europa que comenzó este miércoles 1 de junio por Madrid, España, y que recorrerá 14 ciudades de todo ese continente.

Pero están aprovechando su paso por el país para para turistear, pues el Ayuntamiento de la capital les preparó varias actividades que ellos mismos han presumido en redes.

De hecho, la foto con el Guernica es una de una serie de fotos que montó Jagger en sus redes sociales con el mensaje “Disfrutando mucho de lo que Madrid tiene para ofrecer, desde ángeles caídos hasta flamenco”. La mejor publicidad turística que una ciudad pueda tener.

El personaje no es “cualquiera” pues, por la visita de la banda británica de rock, el mismo Museo Reina Sofía abrió sus puertas el 31 de mayo exclusivamente para Jagger y todo su equipo. Seguramente la fotografía que subió fue autorizada.

Al parecer, el museo le dijo a elDiario.es que apenas vieron la foto cuando Jagger la publicó, pero que no aprovecharán la imagen para autopromocionarse. Esta estrategia ya la habían usado en 2016 con el actor Pierce Brosnan.

La visita del equipo estuvo acompañada por el mismo director de la pinacoteca, Manuel Borja-Villel.

¿Por qué no están permitidas las fotos?

El Museo ya ha explicado, en ocasiones pasados, que no se trata de una camisa de fuerza y que en muchas ocasiones hay quienes alcanzan a sacarse su foto porque ellos no persiguen al que tiene una cámara. Además, es apenas una pequeña fracción del Museo la que tiene prohibidas las fotos.

Según han añadido, lo que buscan es la comodidad de los propios visitantes, porque tomarse fotografías entorpecería el proceso de observar la obra y disfrutar de la visita. No se trata de daño por cámaras, por la luz del flash ni por cuestión de derechos.

¿Qué se ha dicho en redes?

La publicación de Jagger ha generado todo tipo de opiniones: están los que pasaron de largo, los que ni siquiera se dieron cuenta de la prohibición, los que comentaron con envidia que quisieran poder tener una foto similar y los que se enojaron por la “injusticia”.

Un usuario de nombre Daniel Garrán, por ejemplo, dice que “A mí casi me arrancan la mano el día que intenté fotografiar al Guernica. Pero no soy Mick Jagger, claro”.

Paul Tenorio, en cambio, lo defiende: “Es que a Mick Jagger le han dejado fotografiarse junto al Guernica y a mí no. Es la polémica del día. Además, muy fácil de resolver: no eres Mick Jagger. Y da gracias porque no pidiera llevarse el cuadro a casa”.

Esto revivió, además, un evento que ocurrió apenas este fin de semana y que ha indignado a millones: un hombre con peluca, maquillaje, gorra y bufanda, se hizo pasar por una persona en silla de ruedas para atravesar la barrera de seguridad y, una vez en la exposición de la Monna Lisa, del Museo de Louvre en París, Francia, le lanzó una torta con crema a la obra.

Polémico o no, estratégico o no, el caso es que los mensajes que se leen sobre el hecho de que Mick Jagger posara enfrente del Guernica son bastantes. A lo mejor a Picasso no le hubiera molestado tanto como a los usuarios de las redes, bueno y hay otros que lo defienden.