La usura es el interés máximo que una entidad financiera podrá cobrar a sus clientes por un crédito de consumo y ordinario, como las tarjetas de crédito, por ejemplo, es decir, habrá un impacto en el uso de estos plásticos.

Para agosto, la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC) informó que la tasa de usura será de 33,32%, el nivel más alto de los últimos cinco años, retornando a las cifras que se registraban en 2017, mucho antes de la pandemia. El indicador avanzó 140 puntos básicos si se compara con la tasa de julio (31,92%).

La usura es el interés máximo que una entidad financiera podrá cobrar a sus clientes por un crédito de consumo y ordinario, como las tarjetas de crédito, por ejemplo, es decir, habrá un impacto en el uso de estos plásticos.

Es de recordar que en 2021, debido a las consecuencias económicas por el covid-19, y con el fin de ayudar a los ciudadanos con el pago de sus obligaciones financieras, la usura bajó a máximos en diez años, oscilando entre 25,98% a principios de año y finalizando en 26,19%.

No obstante, la tendencia alcista que ha tenido en los últimos meses también se mantendrá hasta finales de año, según el vicepresidente de investigaciones de Solidus Capital, Diego Palencia, pues “en menos de seis meses hemos presenciado el cambio de una política ampliamente expansiva a una política que se contrae”, aseguró.

Los analistas proyectan que para el cierre de 2022, el Banco de la República podría sumar unos 50 o 100 puntos básicos más a la tasa de intervención, por lo que el interés corriente y de usura tendrían el mismo comportamiento.

“Seguirá subiendo a máximos históricos. Estuvimos más de 18 meses en tasa de 1,75%. Por tanto, la transmisión de aumento de tasas apenas comienza. En cada subida mensual de tasas, el interés corriente ha escalado entre 25 a 60 puntos básicos, desde hace seis meses. Estos dos últimos serán los más altos históricos: el mes pasado subió 150 puntos básicos y este mes subirá probablemente otros 150 puntos básicos, por tanto la usura estaría entre 33% y 34%. Al cierre de año se espera que siga creciendo alrededor de 35%”, dijo.

Para Alexander Ríos, experto financiero y fundador de Inverxia, cuando las tasas vienen al alza hay que evitar el endeudamiento de largo plazo a intereses elevados.

“La recomendación es que si se va a utilizar la tarjeta de crédito se deben revisar dos cosas: primero, que brinde puntos, millas u otro tipo de beneficios, porque eso después va a representar un descuento. Y segundo, financiarse a una o dos cuotas, donde la carga de intereses no represente una gran proporción del pago por las compras”.

La Superfinanciera también certificó el Interés Bancario Corriente efectivo anual para la modalidad de crédito de consumo y ordinario en 22,21%, lo cual representa un aumento de 93 puntos básicos (0,93%) con relación a la anterior certificación (21,28%).

Mientras que el Interés Bancario Corriente para los microcréditos será de 39,47%, con vigencia hasta el 30 de septiembre de 2022.