El mandatario sostuvo además que la compra se detuvo por la inviabilidad del Conpes y porque los oferentes subieron “el costo de sus exigencias y cantidades mínimas de compra”.

El presidente Gustavo Petro volvió a referirse este domingo a la polémica suscitada por la anunciada compra de aviones franceses para cambiar la flota Kfir de la Fuerza Aérea que, por ahora, no se concretará.

La idea que tenía el Gobierno Petro era comprar cerca de 16 cazas Rafale fabricados por la empresa francesa Dassault Aviation. De hecho, el ministro de Defensa Iván Velásquez, sostuvo en diciembre que habían acercamientos con el fabricante galo, pues había sido preseleccionado luego de estudiar propuestas de cuatro conglomerados de diferentes países: los F-16, de Estados Unidos y Dinamarca; SAAB Gripen, de Suecia; Eurofighter Typhoon, de España, Reino Unido y Alemania, y los Dassault Aviation de Francia.

No obstante, la operación se frenó, pues, como lo reiteró Petro este domingo, existe una “inviabilidad temporal del Conpes, que terminaba el 31 de diciembre”.

Además, el jefe de Estado agregó que “los oferentes subieron el costo de sus exigencias y las cantidades mínimas de compra de aviones”, por lo que el Gobierno “no está interesado en cumplir esas exigencias”.

El mandatario también negó que hubiese un compromiso de compra con el fabricante francés, contradiciendo lo expuesto por el ministro de Defensa el mes pasado cuando aseguró, en diálogo con Caracol Radio, que “es una realidad que hay que comprar estos aviones y los aviones franceses son la propuesta que lidera”.

Petro explicó que sí se permitió que se negociara con los fabricantes suecos, franceses y estadounidenses “alrededor no solo de costos para el país, sino de las compensaciones por compra de armamentos que irían a la industria aeronáutica y satelital”.

El presidente agregó que los objetivos del Conpes que había dejado listo el Gobierno de Iván Duque “no se ajustan a las nuevas realidades de seguridad del país y a los nuevos criterios de control del espacio aéreo” ni, según Petro, “a los verdaderos rivales de la soberanía nacional: las multinacionales de lo ilegal”.

Por lo que, afirmó, “la construcción de un nuevo Conpes, hecho por este Gobierno, se determinará por las nuevas realidades de la seguridad del país y las nuevas realidades tecnológicas que permiten el control de nuestro espacio aéreo”.

Petro agregó que “jamás se anunció gastar miles de millones de dólares en aviones. Solo continuamos con un Conpes hecho por el gobierno de Duque por 650 millones de dólares hasta finiquitar la negociación comenzada y el tiempo del Conpes”.

El mandatario también había afirmado en diciembre, ante los cuestionamientos de dónde saldría el dinero para la compra de la nueva flota de aviones, que esos recursos no saldrían de la reforma tributaria.

“No se gastará un solo peso de la reforma tributaria ni de la inversión social en aviones de combate. Las prioridades de mi gobierno son y serán la reforma agraria, hambre cero, la educación superior gratuita, el bienestar de las madres cabeza de hogar y los jóvenes del país”.

Aunque Petro se sigue mostrando en contra de la compra de los aviones, él mismo defendió, semanas atrás, la renovación de cerca de 16 aviones Kfir que cumplirán su ciclo de vida útil este año.

En la ceremonia de ascenso de 43 oficiales de las Fuerzas Militares y de la Policía que se llevó a cabo en diciembre, el presidente anunció que los Kfir no se utilizarían más y serían reemplazados.

“Las esposas de los actuales pilotos me lo van agradecer mucho, porque, en realidad, ya era un peligro subirse en esos aparatos” aseguró el jefe de Estado en su momento.

El Colombiano