Entre las empresas colombianas, tan solo 27,5% (que son cerca de 3 de cada 10) miden su huella de carbono, mientras que el 72,5% no lo hace.

Así lo reveló la más reciente Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC) socializada por la Andi, gremio de los empresarios, que en esta ocasión agregó un componente para medir qué tanto evalúan las compañías su impacto en el medio ambiente.

Al preguntarle a los industriales que efectivamente miden su huella de carbono de qué forma lo hacen, el grueso de ellos dijo que lo hace apelando a la norma ISO 14064-1 (referente a verificación y contabilización de gases de efecto invernadero).

Entre tanto, las demás compañías aplican a metodologías internas y apelan al cálculo por factores de emisión, entre otras estrategias.

Más allá de este ítem, la Andi también difundió los resultados de la industria durante agosto. Halló que la producción manufacturera aumentó 14,1%, las ventas totales 15,2% y las ventas para el mercado nacional 16,7%, mientras que un año atrás esos indicadores habían caído 10%, 10,2% y 8%, respectivamente.

Además, en el balance de enero a agosto la producción aumentó 14,1%, las ventas 15,2% y los despachos hacia el mercado interno 16,7%.

Con todo esto, Bruce Mac Master, presidente de la Andi, apuntó que “hoy estamos ante una nueva realidad y no cabe duda que debemos enfocarnos en la recuperación del crecimiento económico y en mejorar las condiciones sociales fuertemente afectadas por la recesión del 2020”.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

El líder gremial adicionó que la recuperación “debe ser rápida y sostenible en el tiempo y esto solo se logra basándose en los nuevos paradigmas de la competitividad, que en entre otros, se enfocan en la importancia de la reducción de la huella de carbono y cómo convertirla en el gran diferenciador para atraer inversión a una economía promisoria como lo es Colombia”.

Vale mencionar que en el octavo mes los empresarios de la industria aseguraron que el principal obstáculo para su actividad fue el costo y suministro de materias primas y a este le siguieron el tipo de cambio y la falta demanda, entre otros.

Diego Andrés Vargas Riaño

En mis bolsillos hay una grabadora y unos audífonos; en mi mente, amor por el periodismo.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.