En la lectura de un documento con 41 puntos, el exsenador y expresidente opinó sobre la decisión que lo deja cerca de ser juzgado.

A través de sus redes sociales, el exsenador y expresidente Álvaro Uribe Vélez leyó un documentó con el cual dio su punto de vista sobre el revés que sufrió el pasado viernes 28 de abril dentro de su proceso judicial.

Con el título de “Expropiaron mi reputación”, Uribe se explayó en 41 puntos con los que controvirtió la decisión tomada por la jueza 28 del Conocimiento de Bogotá, Carmen Helena Ortiz Rassa, que dejó abierta la posibilidad de que se le investigue por los delitos de soborno a testigos y fraude procesal.

Según Uribe, la evidencia que reposa en su expediente, y que según él incluye la invasión a su privacidad con 22 mil interceptaciones supuestamente ilegales a su teléfono en un período de 32 días (es decir, 687 interceptaciones por día) indicarían que, según él, nunca ordenó buscar testigos sino corroborar información que le llegaba.

“Jamás tomé la iniciativa de ofrecer un beneficio, ni autoricé ni supe previamente de giros de dinero, ni pasó por mi mente pedir que mintieran u ocultaran la verdad”, dijo Uribe.

En otro aparte del video, Uribe se refirió a la grabación en la que el reo Enrique Pardo Hasche se refería a él mientras conversaba con el paramilitar Juan Guillermo Monsalve y recalcó que de la misma no puede salir una relación suya con los posibles delitos que se le endilgan.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

“Deploro que el juzgado haya ignorado las alteraciones al reloj grabadora de Monsalve, ingresado a la cárcel con tal rapidez que permite colegir que Monsalve era autor del entramado. Deploro la falta de valoración a los mensajes de WhatsApp entre Caliche y Monsalve, que mostraban solamente lo escrito o dicho por una de las partes. Y también la pérdida de memoria del teléfono del Senador Cepeda”, arremetió el líder del Centro Democrático.

En el video publicado en Twitter, Uribe lamentó que no se hubiera tenido en cuenta el testimonio de alias “El Tuso” Sierra ni de la investigadora estadounidense Lisa Ruth. Uribe no perdió oportunidad para calificar de forma negativa este accionar por parte de la justicia.

“Para abrir paso al fraude procesal tanto la Corte como la señora Juez acusan de mentiroso a Sierra por su pasado criminal. Debe recordarse que goza de libertad condicional en Estados Unidos, beneficios que perdería si miente. Y si mintiera ¿acaso yo lo induje a hacerlo?”, agregó.

El también exgobernador indicó en el mismo video que a su juicio la carta del ex paramilitar Carlos Enrique Vélez fue obtenida por iniciativa de su abogado Diego Cadena, y que para él, el trámite por parte de la oficina de su apoderado, para entregar a la Fiscalía unos fusiles de Vélez, nada tiene que ver con su proceso.

“(Además) Nunca se me informó ni se me pidió autorización por parte del doctor Cadena, ni por persona alguna, para efectuar los giros a Carlos Enrique Vélez. Así lo ha reconocido el doctor Cadena en todas sus declaraciones. En junio de 2019 el doctor Cadena me pidió cita por intermedio de mi entonces asistente el doctor Hernán Cadavid, quien presenció la reunión, en la cual por primera vez el doctor Cadena me dio la noticia de giros a Vélez. Dije al doctor Cadena que si me hubiera informado le habría dicho que nunca lo hiciera”, recalcó Uribe.

Como lo ha hecho desde hace un tiempo dentro del proceso, Uribe volvió a referirse a sus contendores políticos. Esta vez, en el video, Uribe señaló al senador Iván Cepeda.

“Llama la atención que después de tantos testigos que acusan al senador Cepeda de visitarlos para ofrecer beneficios a fin de que acusen a mi hermano y a mi persona, de los dineros entregados a la familia de Juan Guillermo Monsalve, de sus influencias para evitar que a Monsalve lo trasladaran a la cárcel de Valledupar, la gestión ideológica de Derechos Humanos le sirva de inmunidad”, dijo.

Por último, buscando reforzar su teoría inicial, el expresidente indicó que le causó extrañeza que la jueza recogiera la teoría de la Corte que cuestionan su “afán de corroborar informaciones por razones electorales”.

“Era válido y necesario hacerlo, las denuncias contra el senador Cepeda, que formulamos en 2012 y 2014, las resolvieron a su favor y con compulsa en mi contra, por medio de auto de febrero de 2018, pocos días antes de la elección parlamentaria. ¿Cómo yo no iba a estar preocupado con ese daño electoral y reputacional que me causaron los magistrados Barceló, Luis Hernández y Castro Caballero?”.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Fiscalía no apeló

Desde antes de que la jueza emitiera el sentido del fallo, el fiscal Jaimes sabía que podía apelar la decisión ante el Tribunal Superior de Bogotá. No obstante, no lo hizo.

Así las cosas, el expresidente Uribe seguirá imputado y el ente acusador debe alistarse para radicar el escrito de acusación que lo lleve a juicio, instancia a la que le corresponderá ahondar en las pruebas que tienen varios frentes.

Esa no es la única posibilidad, ya que puede que Jaimes presente una nueva solicitud de preclusión que tendrá que ampararse en las otras cinco causales que le quedan por ley. Por el momento ya le negaron la de atipicidad, es decir, que no hubo delito; y la de ausencia de intervención del investigado, que en este caso significa que si se delinquió, Uribe no conoció de ello.

El Colombiano

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.