El músico samario estrena este viernes Cumbiana II, el décimoquinto álbum de estudio de su carrera.

Un año después de iniciar un viaje fluvial por ríos y ciénagas para llegar a los orígenes de la cumbia, con el álbum Cumbiana, Carlos Vives retoma este viernes ese camino con el lanzamiento de la segunda parte de este trabajo discográfico

En Cumbiana II trae colaboraciones con figuras como Ricky Martin, Fito Páez, Black-Eyed Peas y Camilo, más el trabajo con nuevas figuras, entre ellas su hija Lucía Vives. El intérprete samario dice que si hubiera un eslogan para este álbum sería “Unidos en la diversidad”.

Son 14 canciones escritas por Vives, en colaboración con artistas y compositores que crearon este viaje musical, que incluye un homenaje a Shakira con el tema Currambera, además del sencillo Baloncito Viejo junto a Camilo y Canción Bonita con Ricky Martin.

Cumbiana II es la felicidad de decir que estamos conectados desde este territorio olvidado, el de los ríos y las ciénagas del país, que hemos olvidado y que fueron el génesis de de nuestra cultura, con el resto del mundo”, contó Vives en charla con EL COLOMBIANO.

Diverso

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Reconoce que a este punto de su carrera llegó gracias al trabajo que siempre ha hecho a partir de ritmos, sonidos, estilos y melodías colombianas.

Vives dice que la música colombiana le mostró una serie de canales que lo conectaron con el mundo, “con el planeta musical”.

“Es un camino largo que me ha permitido, a veces pensándolo y otras sin pensarlo, estar conectado con los sonidos de hoy, con las formas cómo se hace la música hoy, a partir de cosas muy ancestrales, muy antiguas”, dice sobre la esencia de Cumbiana I y II.

Por eso en el álbum que estrena este viernes tiene bambucos y joropos. “Siempre quise escribir un joropo. Se llama Patria, lo grabé al lado del Cholo Valderrama, en homenaje al país”, cuenta al reconocer que el vallenato le abrió “un mundo increíble, que me enseñó a entender las conexiones que tenemos con nuestra geografía y nuestra historia, que nos construye culturalmente”.

No son fusiones

Carlos Vives es enfático en señalar que él no fusionó el rock ni el pop con el vallenato, que lo que hizo fue tomar sonidos e instrumentos prestados de otros géneros y aplicarles los patrones propios del vallenato.

“Si no hubiera sido así, ninguna de esas canciones hubiera funcionado, porque no se trata de imponer algo prestado para ponérselo a algo propio”.

Dice que el éxito actual de la música urbana y del pop comercial que se está haciendo en el país tiene que ver con que ese músico joven fue criado con un imaginario de los sonidos colombianos, que luego logró conectar con otras audiencias.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

“A mí, como costeño, no solamente me criaron con vallenatos, sino con bambucos, tangos y joropos, no solo con aprecio hacia la localidad, sino por las cosas de afuera”.

Con Cumbiana II, Carlos Vives sigue explorando y cantando sobre los orígenes y la evolución de la cumbia y su convergencia de ritmos y culturas.

Canciones llenas de gratitud

Cumbiana II tiene como una de sus características centrales la gratitud, ya sea a los legados ancestrales de Vives, al medio ambiente.

Lo hace, por ejemplo, con temas que rinden homenaje a Shakira, y a Barranquilla, su ciudad natal, o al fallecido pionero del merengue Johnny Ventura.

Igualmente, a través de los temas con Ricky Martin y Pedro Capó, Carlos Vives proclama su amor por Puerto Rico.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.

Jaime Horacio Arango Duque

Periodista, apasionado por el cine, la televisión y el fútbol. Egresado de la U. de A, y envigadeño de nacimiento y residencia.

Anuncio. Desplácese para seguir leyendo.